Efecto rebote

Tras la heroica en Brasil, Boca tiene una parada brava por la Superliga: visita al Racing líder que lleva seis victorias seguidas. Guillermo rota jugadores: ¿podrá hacer valer el efecto anímico? Wanchope y Gago, titulares.

La batalla de Belo Horizonte costo sudor, sangre y lágrimas, pero Boca volvió de Brasil con la clasificación y claro, con las piernas cansadas; por eso es que ante Racing, puntero de la Superliga, se impone la rotación. Pero a no bajarle la importancia al partido: el Xeneize tiene la chance de prolongar su buen momento sumando ante el puntero del torneo.

Racing viene firme e ilusionado con el torneo, donde encadenó seis victorias seguidas. La buena noticia para Boca es que tendrá dos bajas importantes en la zaga central: Alejandro Donatti será baja por desgarro y Lucas Orbán, por cinco amarillas.

Por el lado de Boca, no concentran Lucas Olaza, Pablo Pérez, Wilmar Barrios ni Darío Benedetto. Se espera minutos para Fernando Gago y Ramón Ábila, más la presencia de Carlos Tevez y Cristian Pavón arriba. Un equipo con presencia de jerarquía arriba: atacar y ser efectivos puede ser vital para ilusionarse con sumar en Avellaneda.

Boca viene de hacer la mejor serie de Libertadores desde que está bajo las órdenes de Guillermo Barros Schelotto: concentración, intensidad y efectividad en momentos claves. Después de demostrar la personalidad que tiene el equipo, Boca debe serenarse y seguir mejorando: un buen primer paso sería un partido inteligente este domingo 19hs en Avellaneda para volverse con puntos que inviten a seguir soñando con el tricampeonato.

El probable equipo: Agustín Rossi; Gino Peruzzi, Paolo Goltz, Carlos Izquierdoz, Emmanuel Más; Fernando Gago, Julián Chicco, Agustín Almendra; Cristian Pavón, Ramón Ábila, Carlos Tevez.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.