Más que un empate

Boca iba 0-2 y tuvo diez minutos finales a pura euforia para llevarse un punto en su visita ante Racing. Wanchope Ábila y Sebastián Villa anotaron los goles del empate. Al equipo de Guillermo hay que matarlo dos veces.

La presión abrumadora de Racing no dejó hacer pie al equipo de los Barros Schelotto en los primeros minutos de la etapa inicial. Ni Gago, ni Almendra, ni Tevez se podían hacer cargo de la pelota y el local aprovechaba esos cortes en mitad de cancha para agarrar mal parado al Xeneize. Así llegó el único gol del primer tiempo: un error en la salida entre Donatti y Mas, Solari hizo una gran jugada individual y Lisandro López, oportuno y en off side, la empujó después de un par de rebotes en el área chica. Racing abrió el marcador a los seis minutos del partido y encontró la tranquilidad necesaria para afrontar el juego.

Con el correr de lo minutos, Boca fue encontrando el partido. Sin tener un buen nivel, con falta de precisión en los metros finales,  el equipo de Guillermo empezó a controlar la pelota en mitad de cancha y a inclinar el juego sobre el arco de Arias. El Xeneize pudo igualar con un remate de Gago que salió al cuerpo del arquero que la mandó al tiro de esquina. El primer tiempo terminó con temperatura elevada, Boca empezó a pelear con los árbitros por acumulación de errores: off side en el gol, una pelota que se fue claramente por linea final, un foul a Pavón. Todo estalló al final del primer tiempo pero sin consecuencias disciplinarias para los jugadores xeneizes. 

Los primeros minutos del segundo tiempo fueron en la misma tónica que al final de la primera parte: el Xeneize encontró un par de oportunidades para correr con espacios pero no pudo llegar a la igualdad. Como sucedió en el primer tiempo, una mala salida de Boca terminó en gol de Racing: Gago buscó un pase largo entre lineas, la pelota volvió rápido, una pared desarmó a los centrales y Lisandro López, otra vez en off side, puso el 2-0 que parecía sentenciar el partido…

… Pero Boca se enojó y tuvo diez minutos furiosos que cambiaron la ecuación. El Xeneize empezó a levantar desde la personalidad y los ingresos de Magallán, Zárate y Villa que fueron positivos. Wanchope descontó aprovechando un rebote de Arias después de un violento remate de Pavón. Al minuto Racing se quedó con diez por la expulsión de Zaracho por doble amarilla y cuando se moría el encuentro, Wanchope asistió a un Villa que fusiló al arquero de la Academia para poner el 2 a 2 final. 

Boca rescató más que un empate en Avellaneda. Un punto que refleja la personalidad del equipo de los Barros Schelotto que, después de jugar mal durante 80 minutos, se llevó puesto a Racing en el cierre del partido. El Xeneize dio otra muestra de caracter, sigue a la expectativa en Superliga pero lo mas importantes es que va forjando el temperamento para afrontar lo que se viene en el cierre de año. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?

Boca siempre está

El Xeneize llegó a su 25 partido decisivo en este siglo: más de una final por año (y un triangular desempate). Después del triunfo sobre Argentinos y con Tigre en el horizonte, leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.