Los vitales del medio

Barrios, Nández y Pérez son una fija en el once titular de Guillermo para el miércoles con Palmeiras: ¿qué se gana con ese mediocampo? ¿Cómo se acopla el resto del equipo? Corazón, pulmones y cerebro de un Boca que juega a sus ritmos.

En la previa del choque de ida con Palmeiras mucho se habló del arco de Boca, donde Agustín Rossi parece haberle sacado una ventaja a Carlos Lampe; también se debatió sobre la delantera, puesto en el que Ramón Ábila sería titular y la duda pasa por Sebastián Villa o Mauro Zárate; incluso aún hay dudas en el lateral derecho, entre un recuperado Leonardo Jara y Julio Buffarini. Pero hubo un lugar de la cancha en el que Guillermo Barros Schelotto nunca tuvo incógnitas: el mediocampo.

Wilmar Barrios y Nahitan Nández tuvieron el fin de semana libre después de sus viajes con las selecciones, de los que afortunadamente regresaron sin complicaciones mayores. Pablo Pérez vio minutos cerca del final ante Rosario Central y terminó tocado en su talón, pero su titularidad no corre riesgos para este miércoles. ¿Qué fue lo que estos volantes hicieron para ganarse la confianza casi ciega de Guillermo?

Barrios es el bastión de Boca desde su entrada al equipo en 2017; incluso, fue héroe en la ida con Cruzeiro por su salvada en la línea. Es el quite posicional, el balance defensivo de un equipo que ataca a veces por las dos bandas. Es el que, factor emocional, levanta a la gente con su entrega y vuelve la Bombonera una caldera. Barrios es el corazón del equipo.

Nández no estaba entre las primeras opciones del DT: por entrega, despliegue y solidaridad, se ganó el puesto y lo justificó con un partidazo en Belo Horizonte. Además de la garra uruguaya, y a pesar de la falta de claridad que exhibe por momentos, Nahitan aporta en ataque con su verticalidad para romper líneas y aparecer entre los delanteros con sorpresa. El uruguayo es los pulmones.

Pérez es quizá el que más dudas despierta, pero su rol es fundamental: es el nexo con los delanteros y, en la ida de cuartos de final, fue crucial con una asistencia y un gol. En papel de referente por la banca y el respeto de sus compañeros, no se asusta en el roce y la función de gestación del juego recae casi con exclusividad en él, que termina de a ratos sintiéndose sobrepasado por su rol. Pérez, aunque a veces se desborde, es el cerebro.

Pero el todo es más que la suma de las partes y Guillermo ve en ese mediocampo un balance que antes no tenía. En un Boca con múltiples opciones y soluciones individuales arriba, que además consolidó una dupla central más confiable atrás, la zona de volantes cumple con la doble función de marcar y generar, aunque este punto quizá sea el de más déficit: está claro que un Fernando Gago pleno podría ganarse un puesto. Así y todo, los volantes fueron fundamentales ante Cruzeiro, en un partido copero por excelencia para este Boca. La tarea será repetir esa actuación y viajar a San Pablo con alguna ventaja: en una semifinal a puro nervio, será crucial el trabajo de los órganos vitales del equipo.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Es oficial y nos ilusionamos: cada vez falta menos para volver a La Bombonera

El ministro de Deporte, Matías Lammens, dio nuevas noticias sobre el regreso del público al fútbol.

¿Se va? El titular que presiona para irse en la previa del Superclásico

Sebastián Villa retiró sus pertenencias del club y apura su salida a Brujas, a horas de enfrentar a River en la Copa Argentina. Por ahora, la oferta no satisface las pretensiones del Consejo de Fútbol.

Después de varios días «oculto» reapareció Carlitos Tevez

El Apache descansa y aprovecha sus días lejos del fútbol.