La dimensión del triunfo

Boca sacó un 2-0 soñado en la ida y va bien parado a lo que será una batalla en San Pablo. Pero, antes de la vuelta, van datos y estadísticas para tomar conciencia de una victoria 100% copera.

La Bombonera todavía vibra, todavía retumba con el grito de gol endemoniado en cada tanto del 2-0 a Palmeiras. Boca vivió una noche de Copa como manda la historia y, pese a que todavía falta una vuelta que será durísima en San Pablo, dio un paso importante en su obsesión. Más allá de lo que ocurra el miércoles 31, el triunfo ante el Verde es digno de valorar y de dimensionar. En MuyBoca armamos una lista de datos y puntos que permiten darle la entidad que corresponde a otro triunfo copero del Xeneize:

-La fortaleza del equipo. De a poco, Boca va consolidándose cada vez más. Con un once ya bastante armado, más allá de algunos cambios puntuales puesto por puesto, el equipo sabe que primero se raspa y después se juega. Es inteligente, se concentra y aprovecha errores del rival, como en el 1-0 ante Palmeiras. Una prueba de eso son los tres duelos en la Bombonera por cruces: tres 2-0. Sólido.

-La vuelta del goleador. Darío Benedetto no había convertido goles en todo 2018: recuperado de su rotura de ligamentos, luego tuvo una lesión muscular que le impidió volver en plenitud y arrastraba una sequía de ocho partidos sin convertir. Apareció en el momento justo y en todo su esplendor. Decisivo.

-El aporte de los delanteros. Esta vez fue Benedetto, pero en los cruces coperos ya convirtieron Mauro Zárate, Carlos Tevez, Edwin Cardona, Ramón Ábila y Cristian Pavón. El único que aún no vio red fue Sebastián Villa, que empezó a tomar relevancia a partir de la vuelta con Cruzeiro. Las individualidades son vitales.

-La calidad del rival. En el Brasileirao, Palmeiras no pierde hace 15 partidos y viene líder cómodo (cuatro de diferencia), con chances de cortarse aún más en la punta si este sábado vence a Flamengo, su escolta. En Libertadores también arrasó: había ganado sus cinco partidos de visitante por Copa Libertadores con resultados demoledores (3-0, 2-0, 3-0, 2-1 y 2-0). Boca lo redujo a la mínima expresión: los paulistas casi no patearon al arco.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.