Derrota y a San Pablo

Con la cabeza en Palmeiras, los suplentes de Boca fallaron ante Gimnasia: fue 2-1 a pesar del gol de Espinoza. El miércoles, que sea otra historia.

La Superliga tiene a Boca como campeón defensor y con mucho tiempo por jugarse, pero hoy por hoy el Xeneize no la toma como prioridad y se notó en demasía en La Plata: con errores propios y virtudes ajenas, el equipo de Guillermo Barros Schelotto cayó por 2-1 ante Gimnasia en el Bosque.

El Lobo pegó de arranque: con una escalada por izquierda, flanco de Julio Buffarini, y un centro al desierto medio (flojo partido de los volantes en la contención), Faravelli puso el 1-0 para el local a los 11′. Boca fue creciendo a mediados del PT, con buenos toques de Fernando Gago y Edwin Cardona, y logró el empate a través de Cristian Espinoza en el cierre de la primera parte.

Sin embargo, el equipo no supo cuidar la parda y otra desatención de Buffarini en el área, ya en el ST, le dio otra vez la ventaja a Gimnasia, a través de Comba. Boca fue sin ideas y casi no creó chances para empatar el encuentro.

Pensando en Brasil, la actuación de Buffarini merece ser tenida en cuenta. Boca tampoco tuvo respuestas en Gago, Cardona ni Tevez, tres jugadores que podrían ser recambio. Espinoza fue de lo mejor, convirtiendo su primer gol en Boca y dejando una estadística pintoresca: todos los delanteros del plantel xeneize marcaron en lo que va del semestre. Leonardo Balerdi y Agustín Almendra siguen sumando minutos dándole protagonismo a las Inferiores. Por otra parte, Emanuel Reynoso y Emmanuel Más no lograron hacerse notar y siguen redondeando un flojo semestre.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.