Acá está Boca

Boca y la Copa: el Xeneize tuvo coraje, solidez y goles para empatar 2 a 2 con Palmeiras en Brasil y clasificarse a la final de la Libertadores.

Con los dientes apretados y con muchísima concentración, Boca salió a jugar el partido en Brasil con el objetivo de defender la ventaja para meterse en la final. Tuvo que sufrir por que a los diez minutos Deyverson picó a la espalda de Olaza y sacó un centro que terminó empujando al gol Bruno Henrique, lo que era una pésima noticia para el Xeneize pasó de largo gracias al accionar del VAR: el platinado punta brasilero picó en off side y la situación fue correctamente anulada.

El equipo de Gustavo encontró el gol de la tranquilidad a los 17 minutos de la etapa inicial. Villa cortó en campo propio y picó, Jara recibió, levantó la cabeza y habilitó al colombiano que, lanzado en velocidad por banda derecha, sacó un centro rasante para el anticipo de Wanchope Ábila, la pelota pegó en el palo e ingresó para convertirse en el único gol del primer tiempo. Antes de finalizar los primeros 45 minutos, Rossi tuvo una buena respuesta a un cabezazo de Gustavo Gómez para impedir el empate.

Palmeiras salió con todo al segundo tiempo. Antes de los dos minutos obligó a un atajadón a puro reflejo de Rossi y unos instantes después llegó al empate con un derechazo de Luan ante una desatención de la última línea. Empezó a crecer Dudú y Boca sufrió mucho por la banda izquierda, para colmo Izquierdoz llegó tarde a un cruce y cometió un penal que canjeó por gol Gustavo Gómez. Fueron los únicos momentos en los que el Xenezie sufrió, Palmeiras tenía un envión anímico y una mejoras futbolística a pesar de estar todavía lejos en el marcador.

El corazón de Nández y el ingreso de Benedetto fueron claves para la tranquilidad de Boca. El uruguayo cortó en área propia y acompañó la jugada, recibió de Pavón en campo brasilero y encaró para asistir a un Benedetto que, después de jugar una pared con Pablo Pérez, sacó un potente derechazo rasante que se clavó contra el palo derecho de Weverton. El 2 a 2 le trajo tranquilidad al equipo de Gustavo y desilusión al conjunto local que, con el paso de los minutos, mermó su nivel de juego.

Acá está Boca para los que dudaban de su nivel o los que creían que no podía llegar a una final. Acá está Boca no perdiendo un partido en los mano a mano de esta Copa. Acá está Boca sacando en su casa a uno de los candidatos en semifinales. Se viene River en la final y acá está Boca. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

De crisis y finales de ciclos

#DePrimera: tras la final perdida ante Tigre, un balance del semestre y de lo que se viene, por Marcelo Guerrero.

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?