Acá está Boca

Boca y la Copa: el Xeneize tuvo coraje, solidez y goles para empatar 2 a 2 con Palmeiras en Brasil y clasificarse a la final de la Libertadores.

Con los dientes apretados y con muchísima concentración, Boca salió a jugar el partido en Brasil con el objetivo de defender la ventaja para meterse en la final. Tuvo que sufrir por que a los diez minutos Deyverson picó a la espalda de Olaza y sacó un centro que terminó empujando al gol Bruno Henrique, lo que era una pésima noticia para el Xeneize pasó de largo gracias al accionar del VAR: el platinado punta brasilero picó en off side y la situación fue correctamente anulada.

El equipo de Gustavo encontró el gol de la tranquilidad a los 17 minutos de la etapa inicial. Villa cortó en campo propio y picó, Jara recibió, levantó la cabeza y habilitó al colombiano que, lanzado en velocidad por banda derecha, sacó un centro rasante para el anticipo de Wanchope Ábila, la pelota pegó en el palo e ingresó para convertirse en el único gol del primer tiempo. Antes de finalizar los primeros 45 minutos, Rossi tuvo una buena respuesta a un cabezazo de Gustavo Gómez para impedir el empate.

Palmeiras salió con todo al segundo tiempo. Antes de los dos minutos obligó a un atajadón a puro reflejo de Rossi y unos instantes después llegó al empate con un derechazo de Luan ante una desatención de la última línea. Empezó a crecer Dudú y Boca sufrió mucho por la banda izquierda, para colmo Izquierdoz llegó tarde a un cruce y cometió un penal que canjeó por gol Gustavo Gómez. Fueron los únicos momentos en los que el Xenezie sufrió, Palmeiras tenía un envión anímico y una mejoras futbolística a pesar de estar todavía lejos en el marcador.

El corazón de Nández y el ingreso de Benedetto fueron claves para la tranquilidad de Boca. El uruguayo cortó en área propia y acompañó la jugada, recibió de Pavón en campo brasilero y encaró para asistir a un Benedetto que, después de jugar una pared con Pablo Pérez, sacó un potente derechazo rasante que se clavó contra el palo derecho de Weverton. El 2 a 2 le trajo tranquilidad al equipo de Gustavo y desilusión al conjunto local que, con el paso de los minutos, mermó su nivel de juego.

Acá está Boca para los que dudaban de su nivel o los que creían que no podía llegar a una final. Acá está Boca no perdiendo un partido en los mano a mano de esta Copa. Acá está Boca sacando en su casa a uno de los candidatos en semifinales. Se viene River en la final y acá está Boca. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Los números de la fe

Boca no pudo sacar diferencia de local pero hay estadísticas que sostienen la ilusión: los delanteros, Guillermo en Núñez, el arco vencido de Armani… Un punteo positivo para confiar.

Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Pioneros

Boca define la final de la Libertadores ante River por primera vez con la premisa de honrar la historia: el Xeneize celebró antes que su rival eterno en todas las dimensiones y esta vez no puede ser la excepción.