Todo sigue igual

El partido de ida de la final de la Libertadores terminó empatado 2 a 2. Boca no pudo aprovechar las dos veces que estuvo en ventaja en el marcador y ahora va de punto a la revancha en el Monumental.

Después de esperar un día más por las inclemencias climáticas, la lluvia cesó, la cancha drenó y se pudo disputar el partido de ida de la fina de la Libertadores entre Boca y River. Fue empate en dos, en un encuentro más abierto de lo esperado y con los arqueros como figuras determinantes: Rossi lo aguantó en el primer tiempo y Armani evitó la derrota del visitante sobre el cierre.

Los primeros minutos fueron un calco de los últimos clásicos en la Bombonera. Un equipo de Guillermo sorprendido por la disposición táctica de River pero con la diferencia de un arquero que estuvo a la altura: Rossi fue clave con dos tapadas cuando el partido todavía estaba cero a cero. Mientras el conjunto visitante era mejor y Boca no hacia pie, pasada la primera media hora de partido se abrió el marcador: Wanchope recibió de Olaza, remató al arco y fue más rápido que ninguno para ir a buscar el rebote de Armani y sacar otro violento remate para poner el 1 a 0. 

La alegría Xeneize duró un minuto. River movió del medio, el Pity Martínez aprovechó una siesta increíble de Boca y asistió a Pratto que, después de despegarse de su marcador, cruzó un remate de derecha para poner el 1 a 1. A partir de entonces subió el ritmo de juego, Boca ganó en intensidad con Nandez y Barrios y terminó empujando a River en los instantes final del primer tiempo. En la última jugada, el equipo de Guillermo sacó provecho de una pelota parada: Villa ejecutó con precisión y Benedetto desvió con jerarquía para poner el 2 a 1 al final de la etapa inicial. 

El segundo tiempo arrancó con el freno de mano puesto, Boca no tenía apuros en ir a buscar un tercer gol y River tampoco quería quedar desprotegido sabiendo de la jerarquía ofensiva del rival. Un error individual y una situación fortuita terminó de poner la igualdad final: un foul tonto de Pablo Pérez, de mal partido, que ejecutó Pity Martínez y desvió Izquierdoz con la cabeza para poner el 2 a 2. Boca lo pudo ganar sobre el final, Tevez se combinó con Wanchope y despues de meterse al área, asistió a Benedetto que no pudo definir ante salida de Armani. 

El primer chico de la definición de la Libertadores fue empate. El encuentro fue parejo, River lo pudo ganar en los minutos iniciales pero se cruzó con un gran Rossi y Boca lo pudo liquidar en los instantes finales pero apareció Armani. El resultado es una incógnita y las ilusiones siguen intactas, Boca ahora deberá afrontar un partido de vuelta en un escenario hostil, donde River suele hacerse fuerte. Momento para que aparezca la personalidad, la jerarquía y la mística. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Inyección anímica

Boca sumó un triunfazo en el último partido del año por Superliga: el Xeneize derrotó a Independiente en Avellaneda por 1 a 0 con gol de Cardona. El equipo de Guillermo llega con la moral alta a la final de la Libertadores.

Impunidad

La final de la Libertadores se jugará y no se identificó a ninguno de los responsables del ataque al micro de Boca. La presión de la CONMEBOL pudo más que el pedido xeneize. Ahora, a confiar en la hazaña del equipo.

Crónica de una vergüenza

La agresion al micro de Boca, el show patético de CONMEBOL, la responsabilidad de River, los huevos del plantel y CT, las idas y vueltas de Angelici… Todo el papelón del Monumental contado desde adentro.