Impunidad

La final de la Libertadores se jugará y no se identificó a ninguno de los responsables del ataque al micro de Boca. La presión de la CONMEBOL pudo más que el pedido xeneize. Ahora, a confiar en la hazaña del equipo.

El show debe continuar y el circo de la Copa Libertadores tendrá la final que tanto quería la CONMEBOL, que presionó incluso a horas del ataque al micro de Boca para que se jugara el partido. River tendrá la chance que no se le dio al Xeneize en 2015 y, pese a los desmanes producidos por sus hinchas -que ni siquiera fueron identificados-, podrá jugar el duelo decisivo: la única sanción será no hacerlo en el Monumental (sede a definir).

El fallo es, además, otra derrota más para Daniel Angelici en los escritorios: el presidente, que al principio avalaba la postura de jugar el partido, perdió en las dos ocasiones que le tocó dirimir con River. ¿Impericia propia, demasiado peso político de la contraparte o un poco de ambas?

En el medio del fallo quedó el plantel de Boca. Atacados en Núñez y puestos en duda por algunos especímenes del triste periodismo deportivo vernáculo, el equipo ya evidenció condiciones futbolísticas a lo largo de toda la Copa y hasta tuvo el carácter para pelearse contra la CONMEBOL. La confianza en ellos, a partir de todo el circo en derredor, está intacta a pesar de que la balanza parece inclinarse todo el tiempo para el mismo lado.

“Circunstancia de no recibir castigo un delincuente”, es la definición de impunidad. Nadie se verá sancionado por la agresión al micro de Boca. En medio de ese contexto, y en el plano futbolístico, el plantel soñará con un triunfo que deje de hacer que siempre sonrían los acomodados de siempre. ¡Vamos, Boca!

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.