Cacique Guaraní

Boca tiene su primera cara nueva para afrontar el 2019: Junior Alonso, capitán de la selección paraguaya, es refuerzo y ya se sumó a la pretemporada del equipo de Alfaro. Te lo presentamos.

El futbol paraguayo se ha caracterizado históricamente por la producción de centrales fuertes en la marca y destacados en el juego aéreo, pero en los últimos años, la dinámica del fútbol obligó a un desarrollo de las condiciones a la hora de generar jugadores: a las características del prototipo guaraní se le agregan velocidad y salida limpia. Es por eso que la selección Albirroja hoy puede disfrutar de un central como Gustavo Gómez o Junior Alonso, el reciente refuerzo Xeneize.

A los 25 años, Júnior Osmar Ignacio Alonso Mujica afronta tal vez el paso más importantes de su carrera. Nació futbolísticamente en Cerro Porteño, es un habitué de la selección nacional, pasó por el fútbol francés y también el español, pero su llegada a Boca significa un salto de calidad a su currículum. “Cuando me contaron de la posibilidad, no lo dudé un segundo”, comentó el defensor nacido en Asunción en sus primeros minutos en suelo argentino.

Alonso llega para reemplazar a Magallán, vendido al Ajax en cifras extraordinarias. El paraguayo se define como un jugador “aguerrido”, es un central que le gusta el juego físico y que, generalmente, busca anticipar a sus rivales en las jugadas aunque a veces queda pagando por salir lejos. Como buen paraguayo, Alonso destaca por el juego aéreo pero también agrega conducción para tener salida clara desde el fondo, no por algo fue elegido regularmente entre los titulares por Bielsa para su Lille.

El combo Junior Alonso ofrece también una opción como lateral izquierdo. El nativo de Asunción no desconoce la posición: “Empecé a jugar de lateral izquierdo, así me tocó debutar en Cerro Porteño. En la selección también juego ahí, pero soy marcador central”, comentó antes de arribar al Celta de Vigo, su última experiencia por Europa. Alfaro tendrá en él una interesante opción para completar su defensa dependiendo de la situación.

La falta de continuidad con la que Junior Alonso arriba a Boca es un lunar en su carta de presentación. El paraguayo llegó al Celta de Vigo como un refuerzo importante después de jugar dos temporadas en el Lille, donde disputó más de 50 partidos y anotó 4 goles, pero nunca pudo afianzarse: arrancó como titular de la mano de Mohamed, jugó las primeras nueve fechas de la Liga y dos partidos de Copa del Rey, pero en las últimas ocho presentaciones del Celta no vio acción. Alonso no juega un partido oficial desde las primeras semanas de octubre e incluso en los últimos partidos del año, ni siquiera fue al banco de suplentes.

Próximo a cumplir los 26 años, Alonso llega al club más importante del continente en un momento particular: con el comienzo de un nuevo ciclo a mitad de competencia y con objetivos importantes para este año. El marco no lo va a desbordar, es un cacique de experiencia en Europa y capitán de la selección de Paraguay. No por desconocido, deja de ser una apuesta más que interesante donde llega a préstamo con una opción baja para los números que se manejan. Alfaro arma su equipo de atrás para adelante y ya tiene un nuevo líder para su defensa.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La Bombonera y otras grandezas

Boca pasó a Vélez por penales, alcanzó las semifinales de la Copa de la Superliga y otra vez se hizo fuerte en la Bombonera. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Un arco seguro

Andrada en su mejor momento: con el 0-0 ante Vélez, lleva 19 vallas invictas en 33 partidos en Boca, mira de reojo a la Copa América y en el club planean mejorarle el contrato.

En casa será diferente

#DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero: el 0-0 contra un Vélez hostil fue un resultado positivo, aunque lejos de las mejores presentaciones del equipo de Alfaro. La vuelta, el jueves en la Bombonera.