El Boca de Tevez

Carlos Tevez volverá a tener un rol central en el nuevo Boca de Alfaro, que lo mimó en conferencia de prensa, le dará la 10 y la cinta de capitán. Algo muy distinto al último semestre.

Carlos Tevez es el jugador argentino en actividad que más títulos ha cosechado en su carrera después de Lionel Messi, fueron 26 conquistas a lo largo de las ligas más importantes de Europa, llegando a la cima del Mundo en dos ocasiones: una Copa Intercontinental con Boca en 2003  y un Mundial de Clubes con el Manchester United en 2008. Aún así, las desavenencias en su última etapa en el club lo han colocado hasta el momento en una posición subalterna, lejos de la dominancia que quizás haya podido tener en su primer regreso allá por 2015. Sin embargo, la llegada de Gustavo Alfaro parece reponerle al Apache un rol decisivo en lo que será el nuevo Boca.

Confesado por el propio protagonista, allá en tiempos del ciclo Arruabarrena, la figura del entonces ex Juventus trascendió el rectángulo de juego y eso llevó, a su vez, a un agotamiento por parte del jugador, que tenía que estar pendiente de ser el conductor del equipo y atender también cuestiones extrafutbolísitcas como eran la alimentación o el armado de un gimnasio acorde a la altura de un equipo de primer nivel. Carlitos era el número 10, la bandera de ese plantel, y lo demostró con un rendimiento superlativo: fueron 12 partidos de Liga, con 5 goles para conseguir el Campeonato y 5 partidos con 4 goles para obtener la Copa Argentina; pero el 2016 trajo la frustración de la Libertadores ante Independiente del Valle, y la figura del excelso ídolo comenzó a empañarse. La decisión de irse a China sorprendió a propios y extraños, en el medio de lo que fue la alegría por un 4-2 en el Monumental con doblete incluido, se despidió con un vídeo y por la puerta de atrás…

Télam 29/10/2016 Boca Juniors derrotó a Temperley por 4-0, en un partido correspondiente a la octava fecha del Campeonato de Primera División, con los tantos de Gino Peruzzi a los 8 minutos, Cristian Pavón a los 10 y Gastón Aguirre, en contra, a los 23, en el primer tiempo, y Walter Bou, quien festeja abrazándose con Carlos Tevéz (10) a los 20 del segundo parcial. Foto:Alvarez Julian/Télam/jr

El 2017 lo encontró en Oriente, jugando poco en el Shanghai Shenhua, algunos cuentan que no había llegado a debutar y ya estaba  arrepentido de la decisión que había tomado. Boca lo buscó para retornar en 2018 y rápidamente se sumó a la pretemporada en Cardales, a un equipo que lideraba con comodidad la Superliga. Fue un regreso al reverso, sin recibimientos estridentes, humilde y cabizbajo, sabiendo que su salida había golpeado fuerte en el corazón del hincha. Por eso aclaró que venía a jugar, a no mirar qué cosas estaban bien y qué no en el club, y delegando la capitanía y la número 10. Guillermo ya tenía el equipo aceitado y liderando un torneo que terminaría ganando, coronando el bicampeonato.

Le tocaba afrontar su realidad y sumar desde el lado más conveniente, pero estaba claro que no era una prioridad para el Mellizo. Con un arranque de año con algunas buenas actuaciones, quizás fue su rol accesorio lo que lo desmotivó. Así lo demuestran los números: desde aquel 9 de mayo en el que Boca se alzó con la Superliga ante Gimnasia en La Plata, y con la parte más fuerte de la Copa Libertadores por delante, Carlitos participó primordialmente del equipo alternativo que disputó el torneo local. En la segunda mitad del 2018 estuvo presente en 10 de los 13 partidos del ámbito local y convirtió tres goles, no fue titular en ninguna de las llaves del certamen más importante de América, y ni siquiera ingresó en la vuelta ante Cruzeiro ni en los choques de semifinales ante Palmeiras. Coronó con algunos minutos en los que entró (y muy bien) en la ida de la final en La Bombonera, lo que puso en discusión su participación en el choque decisivo, en el que finalmente jugaría tan solo 9 minutos en el alargue. Síntoma de lo que fue su semestre.

25-02-2018_buenos_aires_carlos_tevez_festeja901249012.jpg

“Decidí volver a usar la 10”. La salida de Edwin Cardona dejó el dorsal libre que Tevez retomó en este 2019 que, a punto de cumplir los 35 años, parece distinto para él. Con Alfaro al frente, Boca vive un momento de cambios. El ex entrenador de Huracán está forjando un nuevo equipo y tiene para él un rol central. “En este tiempo y en este momento de Boca, Carlos tiene que estar al frente. Tevez tiene que ser el abanderado del equipo”. Espaldarazo tremendo del técnico para el ídolo, que además portará la cinta de capitán. Algo lógico si se tiene en cuenta que uno es un personaje extraño todavía para el mundo Boca, y el otro es nada más y nada menos que el máximo referente en actividad. Aunque advirtió, “le voy a exigir más que a nadie”. Para eso también se prepara Tevez, para pilotear en el rectángulo de juego estas épocas tumultuosas en las que intentará recobrar su propio orgullo, el de sus compañeros y el de todos los hinchas.

Por @tomynel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La Bombonera y otras grandezas

Boca pasó a Vélez por penales, alcanzó las semifinales de la Copa de la Superliga y otra vez se hizo fuerte en la Bombonera. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Un arco seguro

Andrada en su mejor momento: con el 0-0 ante Vélez, lleva 19 vallas invictas en 33 partidos en Boca, mira de reojo a la Copa América y en el club planean mejorarle el contrato.

En casa será diferente

#DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero: el 0-0 contra un Vélez hostil fue un resultado positivo, aunque lejos de las mejores presentaciones del equipo de Alfaro. La vuelta, el jueves en la Bombonera.