Hombre de confianza

Boca suma a Iván Marcone, el técnico de Gustavo Alfaro en la cancha. Un jugador diseñado a su medida.

“¡Gordo! ¡Gordo!”. Los gritos de Gustavo Alfaro retumban en el Estadio Julio Humberto Grondona. Iván Marcone se acerca y el DT le da algunas indicaciones. La imagen se repite una y otra vez, cada fin de semana. “Lo tiene alquilado”, dirán en la TV, porque el “reto” siempre es para la misma persona. Lo que no saben es que no es un reto, sino un intercambio de ideas casi entre pares.

Cuando a Marcone le preguntan por un técnico, él nunca duda en su respuesta. El Lechuga fue quien lo promovió a Primera cuando ya se destacaba en la Quinta, esa que compartía con Hugo Nervo y Darío Benedetto. Era fines de 2007. El DT dejó el club a mediados de 2008 y no lo pudo hacer debutar, pero volvió en 2010 para cosechar lo que había sembrado. Juntos, levantaron tres títulos en cuatro años. De los 181 partidos que dirigió a lo largo de ese ciclo, el volante disputó 162, 161 como titular.

Los que lo vieron correr en las canchas de Rafaela aseguran que Alfaro ya era un futbolista con personalidad de entrenador. Jugaba de volante central: era bueno técnicamente, pero, para la divisional en la que jugaba -la liga rafaelina-, su mejor virtud era el quite y el primer toque. Así moldeó a quien será su nuevo refuerzo en Boca. A su imagen y semejanza.

Marcone aporta orden y simplicidad, algo que al Xeneize le costó encontrar en los últimos años en sus mediocampistas. Está acostumbrado al doble cinco y al 4-2-3-1 que quiere imponer el DT. Conoce sus virtudes y sus limitaciones. “Su llegada tiene que ver con la identidad que queremos crear”, explicó Nicolás Burdisso. No es casualidad que hayan elegido a uno de los hombres de mayor confianza del DT.

¿Quién mejor que él, entonces, para describir por qué lo pidió tanto para el armado de su nuevo plantel? «Iván es un líder natural y tiene la autoridad suficiente para liderar al equipo. Maneja las diagonales a la perfección y tiene mucha lectura de juego. Se anticipa a lo que sucede, puede repartir, recuperar y tiene la capacidad de soportar el medio solo», explicó Alfaro al diario Récord, cuando el jugador desembarcó en Cruz Azul.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Son todos de Boca: Cacho Malbernat

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy nos toca Cacho Malbernat, pieza clave del Estudiantes de Zubeldía.

Los mercados de Riquelme

¿Cómo gestiona Boca las transferencias desde que llegó el Consejo de Fútbol al club? En MuyBoca analizamos las tácticas de Román: bajo presupuesto, incorporaciones con experiencia, sostenimiento del equipo titular y algunos refuerzos que no llegan…

Podcast: Defensa para armar

En MuyBoca pusimos el foco sobre la línea defensiva del equipo de Russo: ¿cómo se pasó de la solidez del 2020 a la falta de funcionamiento de la actualidad?