Arranque a medias

El ciclo de Alfaro comenzó con un empate en Rosario: Boca perdía ante Newell’s pero logró reaccionar para llegar al 1-1 gracias a Benedetto. Al Xeneize le costó mucho por momentos y quedó lejos en la Superliga, pero no cayó en el inicio de su proceso de reconstrucción.

Para Boca será un año largo, con un nuevo proceso y nuevos sistemas que deberán aceitarse. El primer escalón era Newell’s en Rosario: un escenario complicado aunque un rival que, a pesar de su mejora en los últimos encuentros, pena en los últimos puestos de la tabla. El Xeneize, con momentos de mal juego pero con empuje para atorar al rival, terminó rescatando un empate pese a haber comenzado perdiendo. La Superliga, eso sí, quedó bastante lejos…

En la primera parte, Boca empezó tranquilo y con herramientas: sumaba posesión de pelota y, con prolijidad, se arrimaba al área rival. El Xeneize tuvo dos chances clarísimas de la mano de Benedetto, pero el Pipa falló ambas y ahí Newell’s no perdonó con un golazo de Maxi Rodríguez. Cristian Pavón tuvo el empate, pero tampoco fue certero y Boca se fue al vestuario en desventaja por impericias en el arco de enfrente y desconexiones en el propio.

En el inicio de la segunda parte se vio lo peor de Boca, con un equipo sin reacción y que parecía llegar a destiempo a todas las jugadas. Alfaro movió el banco y, de a poco, el equipo sintió el tirón de orejas del DT hasta que llegó al empate: Mauro Zárate inventó una apilada por izquierda y tiró un centro muy preciso para una gran definición de zurda de Benedetto, que esta vez sí acertó. Con el 1-1, el partido se volvió más intenso todavía y ambos tuvieron chances para llegar a la victoria; Boca fue el que más empujó al final, pero ya fue tarde.

Lo positivo es no haber perdido, lograr empatar cuando el panorama se volvía negro y haber creado situaciones de gol. En el lado negativo, además de quedar muy lejos en la Superliga (a 14 con un partido menos), es que hubo cortocircuitos notorios entre los centrales y el doble cinco, que los laterales no pesaron en ataque y que Carlos Tevez no terminó de engancharse en ataque. Se insiste: será un año largo y la reconstrucción recién está comenzando.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Variantes sobran

Zárate pide titularidad a gritos, el cuerpo técnico banca a Tevez por su rol de organizador, Bebelo Reynoso suma desde un costado… ¿Cómo se organiza el ataque del Xeneize? Ponemos la lupa sobre la ofensiva.

La victoria que necesitaba

Boca superó de punta a punta a Jorge Wilstermann. Fue goleada por 4 a 0, con goles de Reynoso, Benedetto y Zárate, para acomodarse en la tabla posiciones y quedar con chances de clásificar en Colombia la próxima fecha.

Obligado

Tras la derrota con Paranaense, Boca necesita encaminar la clasificación a octavos de la Libertadores ante Wilstermann. Zárate otra vez será suplente: ¿el escudo no está delante de los nombres?