Opción por las bandas

Kevin Mac Allister se convirtió en el quinto refuerzo de Boca. El lateral se suma para ofrecerle a Gustavo Alfaro opciones en ambos laterales ante el éxodo masivo que hubo en esas posiciones.

No existe refuerzo Xeneize que no despierte controversia o reacciones negativas en el mundo del fútbol, Mac Allister, claramente, no fue la excepción. El lateral no había terminado de firmar contrato con la institución y ya había empezado la oleada de críticas: ¿Por qué Boca trae otro lateral en otro mercado de pases? ¿Es necesario? Fueron algunas de las preguntas que se hicieron tanto hinchas como analistas. La llegada del hermano del medio de los Mac Allister tiene un justificativo y lo explicamos acá.

Lateral derecho en su origen, Kevin Mac Allister fue una pieza fija en el Argentinos Juniors de Heinze que logró el ascenso a la Primera División: jugó 25 partidos resguardando la banda derecha del equipo que terminó coronando en la B Nacional. Una lesión en la rodilla lo tuvo afuera de las canchas más de un semestre y en su regreso, ya sin Heinze como entrenador, se afianzó como lateral izquierdo: fueron 17 partidos en 2018 jugando a pierna cambiada, en donde además se dio el gusto de marcar su único gol en primera división en la victoria ante Gimnasia por 3-1 el pasado 31 de marzo.

El mercado de laterales estuvo agitado para Boca. El Xeneize se desprendió de Gino Peruzzi, vendido a San Lorenzo, de Leonardo Jara, prestado a la MLS después de renovar su contrato con la institución, y de Nahuel Molina Lucero, quien regresó de un préstamo para salir a otro, esta vez con destino en Rosario Central. Además, en la banda izquierda negocia la salida de Lucas Olaza: Boca comprará el pase del lateral uruguayo y lo cederá al Celta de Vigo para liberar un cupo. Boca acumuló durante años laterales, mercado tras mercado buscó a alguien que se adueñe del puesto, pero no lo encontró.  Ahora lo vuelve a intentar con Mac Allister pero también se desprende de muchos de los que estaban en el club.

El hijo del ‘Colo’ le da la posibilidad a Alfaro de jugar por las dos bandas. En la derecha competirá con Buffarini, quien hoy parece el más firme ante la falta de recambio ya que el suplente es el juvenil Marcelo Weigandt, quien todavía no debutó oficialmente en la primera Xeneize. Mientras que por la izquierda podrá ganarse un lugar en el equipo ante el flojo nivel constante de Mas, titular en el primer partido oficial del año, la salida inminente de Olaza y con un Fabra afrontando la recta final de su recuperación.

Las curiosidades del mundo Boca hacieron que el mercado arranque con Alexis, el hermano menor, en la agenda pero cierre con Kevin como refuerzo. Mac Allister cumplirá el sueño familiar de vestirse de azul y amarillo y dependerá de él en aprovechar sus chances para que el Xeneize ejecute su opción de compra para quedarse un largo tiempo en el club.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Aprovechar los momentos

Ante América, Zárate convirtió dos goles viniendo desde el banco de suplentes. Cómo administrar la abundancia en algunos puestos del plantel.

El cuento de la buena pipa

La historia de Boca y Nike, una simbiosis con polémica y exposición: de los 20 millones de dólares de Mauricio Macri al comunicado del club llamando a una licitación por la vestimenta. Un recorrido con diferentes colores, del azul y oro al rosa fluorescente. ¿Qué pasará con la camiseta más grande de América?

Una opción para el medio

Boca sumó su primer refuerzo en el mercado de pases: Alexis Mac Allister deja Argentinos Juniors y se suma en calidad de cedido desde el Brighton de Inglaterra. Analizamos la cara nueva xeneize.