Jugar más y hablar menos

Tras el empate ante Newell’s, positivo por la reacción tras los cambios, Boca visita a San Martìn (SJ) con el ingreso de Zárate por Tevez, quien declaró tan mal como su rendimiento en cancha. Se necesita perfil bajo para salir de un golpe duro…

Luego del empate en Rosario ante Newell’s, que dejó buenas sensaciones por la reacción posterior a los cambios en los últimos minutos, Boca visita a San Martìn de San Juan en el segundo encuentro oficial del ciclo Alfaro. Muy lejos en la Superliga, a 14 puntos de Racing -pueden ser ocho si se ganan los dos partidos pendientes-, la ilusión por el tricampeonato parece apagarse. Con la cabeza en la Libertadores pasada, el Xeneize cedió terreno, lo más lógico en aquel momento, que hoy está pagando. En esta etapa de reconstrucción tras el golpazo de Madrid, no sería una catástrofe perder el título. Lo que no se puede hipotecar es la participación en la Copa del año que viene, para la que el conjunto de Lechuga podría posicionarse con una racha de victorias.

La mano del técnico, como era de esperarse, por ahora se ve en detalles en un equipo que aún es más de Guillermo que de Alfaro. Por lo pronto, el volante más regular de los últimos años, Barrios, quien se impuso pese a alguna resistencia inicial del Mellizo, abandonará el club en las próximas horas en una salida poco decorosa, algo habitual de la gestión Angelici. El movimiento, más allá de las formas, se explica desde la llegada de Marcone, quien arribó para ser titular y en el Coloso Marcelo Bielsa no se mostró muy compatible en el doble cinco con el ex Tolima. Sumado a la compra de Campuzano, se generó una superpoblación que la salida de Wilmar equilibrará.

Justamente será el ex Atlético Nacional el que reemplazará a Barrios en San Juan para repartirse el medio con Marcone, teniendo en cuenta que Nández todavía no se recuperó de su lesión. Allí se podrá empezar a vislumbrar si hay afinidad para lograr el medio que propone Alfaro, con dos volantes centrales, uno más ocupado en la marca y otro abocado a enlazar el juego con los delanteros. Otra modificación será el ingreso de Wanchope Ábila por Benedetto en una decisión del entrenador de repartir los minutos entre sus dos 9, quienes probablemente compartan cancha en varias instancias, como sucedió el último domingo.

La última variante será el ingreso de Zárate por Tevez, que si bien el entrenador la explica desde el recambio, para que el Apache conserve energías para el domingo en La Bombonera, también es lo más sensato desde lo deportivo. Carlitos es una caricatura del delantero que alguna vez nos enamoró y sus declaraciones nos hacen pensar que vive en una realidad paralela en la que aún es figura. 

Tevez parece creer que las generales de la ley no le caben y que si juega mal, no tiene porque salir ya que es un ídolo, aunque cada vez más descolorido. En un momento en el que su rendimiento es pésimo, y no por el partido ante Newell’s, sino por toda su tercera etapa desde su vuelta de China, tirarle barro a Guillermo y reavivar las heridas de Madrid no sería la mejor estrategia. Con sus declaraciones, encima, intenta condicionar al técnico actual. Esperemos que Alfaro comprenda que su mejor aliado es la victoria, y por lo que se lo evaluará, serán los puntos que saque, no los minutos en cancha que sume Carlitos.

Con las dos variantes mencionadas, Boca visitará a San Martín de San Juan con un 4-2-3-1, misma fórmula que en Rosario, compuesto por: Andrada; Buffarini, Izquierdoz, Alonso, Mas; Marcone, Campuzano; Pavón, Zárate, Reynoso, Wanchope.

Boca necesita jugar más y hablar menos para salir de la melancolía en la que está inmerso. Y el que no lo entienda, se llame como se llame, se tendrá que ir. 

 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Desenfocado

Mientras se habla de su blooper en las declaraciones post Belgrano, Cristian Pavón debe concentrarse en lo fundamental: volver a terminar bien las jugadas. En los metros finales está la diferencia del jugador que puede llegar a ser.

Sabor amargo

Boca igualó 1 a 1 con Belgrano en Córdoba y dejó pasar una chance importante para descontarle puntos a Racing. El Xeneize abrió el marcador con un gol de López, pero no lo liquidó y terminó pagándolo caro.

El escudo adelante

Con el ingreso de Zárate en lugar de Tevez, Boca intentará prolongar su racha de victorias visitando a Belgrano. Alfaro cumplió rápido con la premisa que repiten todos los técnicos y no siempre validan: juega el que mejor está…