El dolor de ya no ser

Gago se va de Boca por culpa de las lesiones: la historia del jugador que se crió y ganó nueve títulos en el club, fue declarado intransferible en el Real Madrid, fue dorado con la Selección y sin embargo se retira a oscuras.

Fernando Gago nació en Ciudadela, un 10 de abril de 1986, lejos de todo el lujo que mostró luego en su carrera: su papá Héctor se levantaba 4AM para trabajar toda la jornada y sostener el hogar que construyó con su esposa Alicia y sus otros dos hijos. Fanático de Boca desde chico, Gago llegó al club desde Infantiles, viajando en bondi con sus viejos a cada partido, hasta llegar a Primera con apenas 18 años: Jorge Benítez lo hizo debutar a fines de 2004, mientras el equipo se estaba por consagrar en la Sudamericana de ese año. El Chino duró como DT hasta mediados de 2005 y, con la llegada de Alfio Basile, el protagonismo de Fernando fue total en un equipo dedicado al toque y la dinámica: se adueñó del mediocampo, exhibió toda su clase y enamoró hasta al Real Madrid. Partió a España en una transferencia récord y con apenas dos años de ser jugador xeneize.

Buenos Aires, ARGENTINA:  Boca Junior's players Claudio Morel Rodriguez (L) Fernando Gago (C) and Neri Cardozo, celebrate their Clausura Tournament title at La Bombonera stadium in Buenos Aires, 14 May 2006. AFP PHOTO/Juan MABROMATA  (Photo credit should read JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images)

El primer gran traspié fue el 14 de septiembre de 2015 de una manera inolvidable: solo y con apenas segundos de juego en un River-Boca en el Monumental. Su dolor, su desesperación se vio en las cámaras, con el claro signo de las tijeras con sus dedos. El tendón de Aquiles, por primera vez, se le había roto, obligándolo a salir de un superclásico (que el Xeneize ganaría con gol de Nicolás Lodeiro, justo su reemplazante) y apartándolo cuatro meses de las canchas.

Pelilargo, volante central, con una técnica de galera y bastón y hasta el mismo nombre, la comparación fue inevitable: desde el día 1 tuvo que convivir en el Real Madrid con la sombra de Fernando Redondo, uno de los mejores mediocampistas de la historia nacional. Aunque no llegó a ser figura, sí fue importante sobre todo en sus comienzos, donde el club hasta lo declaró intransferible, hasta la llegada de un tal José Mourinho que lo desplazó por Xabi Alonso y Sami Khedira (dos volantes que, a la postre, fueron campeones del mundo). Ganó cuatro trofeos y jugó más de 100 partidos en la Casa Blanca, un dato que basta para zanjar cualquier discusión sobre su jerarquía, y luego vistió otras dos camisetas también importantes: Roma (32 encuentros) y Valencia (18).

Madrid, SPAIN: Real Madrid's Fernando Gago celebrates after Real won the Spanish league title by beating Mallorca in the final Spanish league football match of the season, 17 June 2007 at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid. Real won 3-1 to win their 30th league title. AFP PHOTO/BRU GARCIA (Photo credit should read BRU GARCIA/AFP/Getty Images)

Otra vez River, otra vez solo, otra vez el Aquiles. El 25 de abril de 2016, apenas tres meses después de su vuelta, volvió a romperse el tendón en un superclásico, esta vez en la Bombonera y en un aburrido 0-0. En esta oportunidad, la recuperación fue más larga: estuvo casi siete meses fuera de competencia. Volvió a fines de 2016, en un 2-1 a San Lorenzo de visitante y con su categoría intacta. Ilusionaba…

Figura en Boca y con presencia en grandes equipos europeos, el currículum de Gago también se completa con la Selección. Fue campeón en 2005 en Holanda, con una Sub 20 de cracks: Lionel Messi y Sergio Agüero se llevaron todos los flashes. Se reencontró con ellos en la Sub 23 para lograr uno de los pocos trofeos de la albiceleste en el milenio: se colgó la medalla dorada de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Con la Mayor disputó tres Copas América y un Mundial, el del 2014, donde jugó seis encuentros e incluso fue uno de los cambios de Alejandro Sabella en la final. En medio de turbulencias y cambios de DTs, Fernando casi siempre estuvo presente a pesar de los diferentes procesos.

Ahora fue con Argentina, pero también en la Bombonera y, creer o reventar, también ante un rival de camiseta blanca y banda roja. La rodilla que se va, los gestos de dolor, los gritos de desesperación para negar la realidad, para querer entrar de vuelta a jugar. Imposible: rotura de cruzados el 7 de octubre de 2017 en el partido de Eliminatorias contra Perú. Quiso apurarse para soñar con el Mundial: terminó volviendo en mayo de 2018 pero recién empezó a sumar más minutos en agosto de ese año.

Boca Juniors' midfielder Fernando Gago gestures after being injured during the Argentine first division football match against River Plate at "La Bombonera" stadium in Buenos Aires, Argentina, on April 24, 2016. / AFP / JUAN MABROMATA        (Photo credit should read JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images)

Después de un frustrado paso por Vélez, Gago volvió a su casa. Carlos Bianchi, Rodolfo Arruabarrena, Guillermo Barros Schelotto: cada vez que pudieron, todos los técnicos lo eligieron. De los 199 partidos que jugó en el club, 188 fueron de titular, lo que marca su importancia. Su segundo ciclo, igualmente, estuvo marcado por todos sus parates forzados; siempre demostró su categoría pero jamás logró terminar de ponerla al servicio del equipo con continuidad. Así y todo, completó su palmarés con otros cuatro títulos en donde fue importante, sobre todo con Arruabarrena y en el primero de GBS. Su foja en Boca se cierra con nueve títulos.

La última imagen es la más dolorosa de todas. Por lo colectivo, por perder una final con River. Por lo individual: de nuevo el talón de Aquiles. Ver la peor derrota de todas de la peor manera posible.

Una nueva caída en Madrid fue demasiado para Fernando Gago: el volante decidió rescindir su vínculo con Boca, el club al que llegó a los 10 años y del que se va a los 32 con mucho fútbol todavía para dar. En el medio ganó títulos con el Xeneize, con el Real Madrid, con la Selección; jugó con Martín Palermo, Juan Román Riquelme, David Beckham, Roberto Carlos, Raúl, Totti… Pasó de ser un jugador top a un futbolista que se lesionó en tres de los últimos cuatro clásicos que jugó. Entre la mala suerte y su falta de continuidad, Gago deja el fútbol de una manera que de ninguna manera se corresponde con su carrera. Gago deja el fútbol por el dolor de saber que ya no volverá a ser lo que fue.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Aprovechar los momentos

Ante América, Zárate convirtió dos goles viniendo desde el banco de suplentes. Cómo administrar la abundancia en algunos puestos del plantel.

El cuento de la buena pipa

La historia de Boca y Nike, una simbiosis con polémica y exposición: de los 20 millones de dólares de Mauricio Macri al comunicado del club llamando a una licitación por la vestimenta. Un recorrido con diferentes colores, del azul y oro al rosa fluorescente. ¿Qué pasará con la camiseta más grande de América?

Una opción para el medio

Boca sumó su primer refuerzo en el mercado de pases: Alexis Mac Allister deja Argentinos Juniors y se suma en calidad de cedido desde el Brighton de Inglaterra. Analizamos la cara nueva xeneize.