Sabor amargo

Boca igualó 1 a 1 con Belgrano en Córdoba y dejó pasar una chance importante para descontarle puntos a Racing. El Xeneize abrió el marcador con un gol de López, pero no lo liquidó y terminó pagándolo caro.

En un partido cerrado, con mucha presión en mitad de cancha y un campo de juego en pésimo estado, la apertura del marcador estaba en la pelota parada. Llegando al cuarto de hora inicial, desde un tiro de esquina en banda derecha, Lisandro López anticipó a su marca, metió un cabezazo preciso y marcó el 1-0 del partido. A pesar de abrir el marcador prácticamente en la primera llegada, no fue una primera parte fácil para el equipo Álfaro, Belgrano encontró espacios por las bandas para incomodar al Xeneize y hasta obligó a un atajadón de Andrada para mantener el cero en el primer tiempo. 

En el comienzo de la segunda etapa Boca volvió a incomodar con la pelota parada: a la salida de un tiro de esquina, Benedetto se generó el espacio con una pisada y sacó un remate que de no ser por Rigamonti se clavaba contra un palo. El Xeneize mostró una versión muy mejorada en la etapa complementaria, con Marcone como eje de la levantada y un Belgrano más expuesto, Zárate, Pavón y Benedetto encontraron espacios para liquidar la historia pero siempre faltó precisión en el toque final. 

Boca no lo liquido a tiempo y terminó sufriendo. Belgrano, empujado por su gente, arrinconó al equipo de Alfaro y a diez del final Lertora se encontró una pelota en la puerta del área y clavó un zapatazo para poner el 1 a 1. El final fue a pura emoción: Andrada evitó el segundo de Belgrano y en el tiempo adicionado Pavón estrelló un tiro libre en el travesaño. De esa jugada, en el rebote, el árbitro no sancionó un penal para Boca por una mano clara de Guidara que bloqueó el cabezazo de Wanchope.

Boca dejó pasar una chance inmejorable, tal vez haya sido la última para prenderse en la pelea por el título. El empate en Córdoba sabe muy amargo porque el Xeneize pudo liquidarlo mucho antes pero no aprovechó las chances y lo pagó caro.  

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.