Desenfocado

Mientras se habla de su blooper en las declaraciones post Belgrano, Cristian Pavón debe concentrarse en lo fundamental: volver a terminar bien las jugadas. En los metros finales está la diferencia del jugador que puede llegar a ser.

Cristian Pavón tuvo una noche movida en Córdoba el último domingo, en el 1-1 de Boca ante Belgrano: tuvo varias chances de gol en sus pies, terminó mal las jugadas, casi lo gana al final con un tiro en el travesaño y cerró la jornada diciendo que había que esperar al River-Racing, un partido que se había jugado en la previa del encuentro del Xeneize. Más allá de lo cómico de la situación, está claro que el cordobés tiene que enfocarse. Y no precisamente en sus declaraciones…

Pavón comenzó su carrera en Boca con promesas pero poca continuidad de la mano de Rodolfo Arruabarrena; fue Guillermo Barros Schelotto quien lo declaró prácticamente imprescindible. Ya con el Melli y como titular fijo, tuvo altibajos constantes: una gran Libertadores 2016, “el balde en la cabeza” en el torneo 2016/17, y el desequilibrio total en la 2017/18, en un nivel que lo llevó merecidamente al Mundial 2018. Una vez de vuelta a Rusia, Pavón parece nuevamente estar errando los caminos.

Con un arranque y una velocidad única en el fútbol vernáculo, las actuaciones de Pavón se resumen a un instante: es ese instante, ese momento donde tiene que definir las jugadas. Es que el ex Talleres y Colón exige en todos los partidos, preocupa a las defensas aunque juegue mal, constantemente participa: el problema es que también suele ser decisivo para bien o para mal, según las correctas elecciones que tenga en los metros finales.

Las chances para Pavón van a seguir estando. Su presente pero también su futuro dependerán de cómo las decida.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La Bombonera y otras grandezas

Boca pasó a Vélez por penales, alcanzó las semifinales de la Copa de la Superliga y otra vez se hizo fuerte en la Bombonera. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Un arco seguro

Andrada en su mejor momento: con el 0-0 ante Vélez, lleva 19 vallas invictas en 33 partidos en Boca, mira de reojo a la Copa América y en el club planean mejorarle el contrato.

En casa será diferente

#DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero: el 0-0 contra un Vélez hostil fue un resultado positivo, aunque lejos de las mejores presentaciones del equipo de Alfaro. La vuelta, el jueves en la Bombonera.