¿Se levanta rápido?

Tras la derrota con Atlético Tucumán, Boca se despidió de sus chances por el tricampeonato y ahora visitará a Defensa y Justicia, uno de los líderes. Con el objetivo de la clasificación a la Copa del 2020 pendiente, no hay tiempo para lamentos.

Después de despilfarrar la última chance de prenderse en la lucha del campeonato, un reto que resultó demasiado para un equipo recién en formación, la obligación de Boca se convirtió en clasificar a la próxima edición de la Copa Libertadores. Alfaro se dejó llevar por el peso de los nombres en la caída ante Atlético Tucumán y apeló a una rotación innecesaria, teniendo en cuenta que era la bala de plata para meterse en la pelea. Intentó corregir el error inicial con los cambios pero, en la búsqueda desesperada por revertir el resultado, terminó partiendo al equipo con exceso de delanteros y escasez de volantes. El Xeneize fue un equipo nervioso e inmaduro, que acumuló hombres en ataque sin un sentido colectivo, lejos de los ideales del técnico.

Sin tiempo para lamentos por el tricampeonato que otra vez no fue, un logro sobrevalorado -todos los torneos valen uno-, Boca visitará a Defensa y Justicia, la sensación de la Superliga, con la mente puesta en empezar a afianzar un equipo y dar un paso hacia la Copa del 2020. Si bien Alfaro tiene la mayoría de los nombres, la realidad es que el funcionamiento aún no se vislumbra, y que muchos son dueños del puesto por falta de competencia, más que por aptitudes propias. Andrada, Marcone, Zárate y Benedetto son de los pocos que se salvan en este ciclo que comenzó hace poco, pero que parece estancado en su progresión.

Entre los que están en el debe en este 2019 se encuentra Izquierdoz, irreconocible tras ser un pilar en la defensa el semestre pasado. Otro es Pavón, que no estará ante el Halcón por lesión, una ausencia que hoy en día es difícil de lamentar ya que el nivel del delantero está muy devaluado y expone que la cláusula de 50 millones de dólares que se le puso en su momento es un delirio.

El que merece un párrafo aparte es Tevez, quien nunca encontró un nivel decente desde su regreso de China y se convirtió en una carga para Boca más que una solución. Decir que el otro día tuvo un buen partido es faltarle el respeto a su gloriosa carrera. Si Carlitos se conforma con lo hecho ante Atlético Tucumán, entonces la vara debe estar muy baja.

Pese a que su rendimiento no lo respalda, ante la lesión de Kichan, el Apache será titular en Varela. Habrá cinco variantes si se tienen en cuenta los regresos de Benedetto y Zárate en reemplazo de Pavón y Wanchope. Además, Mas reemplazará a Junior Alonso, Campuzano a Nández, que está suspendido, y Almendra a Reynoso, quien por momentos ilusiona y por otros exaspera con su intermitencia.

Así, el equipo para visitar a Defensa y Justicia formará con: Andrada; Buffarini, López, Izquierdoz, Mas; Campuzano, Marcone, Almendra; Zárate, Tevez y Benedetto.

Con el inicio de la Libertadores actual en el horizonte, será vital que Alfaro saque provecho de este período de pruebas, que hasta el momento no reveló demasiado progreso, para encontrar un 11 tentativo, por mérito y no por ascendencia en el vestuario o por descarte. Nadie lo castigará por el tricampeonato frustrado, teniendo en cuenta que tomó el equipo con bastante desventaja. Pero se necesita ver la mano del entrenador en el equipo y eso aún no se nota.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La historia de Valentín Barco, la nueva joya de Boca: los detalles que no conocías

El lateral izquierdo de 17 años jugó un buen partido ante Banfield e ilusiona su proyección de cara al futuro.

El emotivo y contundente posteo del Pulpo González en Instagram

El mediocampista jugó una buena serie contra Atlético Mineiro y rompió el silencio tras una semana de mucha polémica.

Una bomba inesperada en Boca: uno de los titulares pidió que lo vendan al exterior

El equipo viene de quedar eliminado de la Copa Libertadores ante Atlético Mineiro.