Un arranque sólido

Lisandro López salvó a Boca contra Defensa y Justicia y confirma que llegó en buena forma: convirtió ante Belgrano y es el más sólido de la saga. Por ahora, las dudas por su falta de ritmo permanecen aplacadas.

Los datos del 2018 de Lisandro López no eran prometedores: el central, bajo propiedad del Benfica, fue prestado primero al Inter y luego al Genoa de Italia, donde apenas sumó dos partidos en todo el año. Así, su llegada a Boca fue mirada algo de reojo a pesar de sus buenos inicios en Argentina. Pero ahora, con cinco partidos enteros en el club, López comienza a disipar dudas.

Viejo conocido de Gustavo Alfaro, que lo tuvo en Arsenal en sus comienzos, Lisandro volvió al país para retomar el nivel que alguna vez supo tener. De gran porte (1.91 metro) y buena calidad de juego con los pies, el central demostró en sus primeras presentaciones que tiene ganas de demostrar que no se olvidó de jugar: en sus cinco encuentros cumplió, convirtió un gol (ante Belgrano) y salvó uno hecho ante Defensa y Justicia.

Respaldado por un fenomenal Esteban Andrada pero ladeado por un dubitativo Carlos Izquierdoz, Lisandro ya es una fija en una defensa que cambió mucho desde el año pasado: los laterales suplentes pasaron a la titularidad. Con la confianza del DT y el visto bueno del hincha en su arranque, López espera partidos de fuste para demostrar que 2018 quedó atrás.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Cristian Pavón, el renacido

Russo se la jugó con Pavón como titular en el primer partido como local en la Libertadores y el cordobés no defraudó: fue una de las piezas claves en el triunfo Xeneize. De él hablamos en un nuevo podcast de #PlanetaMuyBoca.

Quizá leamos algún elogio…

Boca derrotó 2-0 a Santos y llegó a su cuarto triunfo consecutivo, con una formación de pibes de Inferiores y jugadores jóvenes. Es un equipo en crecimiento.

A vos te conozco

Boca recibe a Santos, su verdugo en la última edición de la Libertadores pero con un presente distinto: llega golpeado por las ventas, los malos resultados y la salida de Holan un día antes del partido.