Reaccionó y golpeó

Boca dio vuelta un partido bravo en Santa Fé y sumó un nuevo triunfo para afianzarse en puestos de Copa. Wanchope, Tevez y Almendra se anotaron en el marcador. El Xeneize viaja tranquilo a Bolivia…

La reconstrucción de Boca de la mano de Gustavo Alfaro tenía otra parada brava de visitante: un Unión que está en los puestos de arriba en Santa Fe. El inicio, además, fue complicado: 0-1 en el primer tiempo, jugando decididamente mal. Pero, por suerte, el Xeneize reaccionó a tiempo.

El primer tiempo tuvo a un Boca inconexo, que igualmente tuvo situaciones y hasta un gol mal anulado a Nahitan Nández. La imagen era preocupante con el 0-1 de penal (un agarrón fuera de jugada), pero el final del periodo tuvo una expulsión a Martínez para darle ventaja numérica a Boca.

El Xeneize se hizo fuerte en superioridad y con los cambios: primero Bebelo Reynoso por Jorman Campuzano y luego Carlos Tevez por Sebastian Villa. Paciencia, centros cruzados, avances en bloque: Boca supo cómo llevar el partido, empató con Ramón Abila y pasó a ganarlo con un Tevez que vuelve a demostrar un buen nivel. Sobre el final, un centro de Buffarini que conectó Almendra, sentenciaron el 3-1 definitivo.

Alfaro logró, con este triunfo, un arranque récord: desde Carlos Bianchi que nadie suma a tantos puntos en su inicio. Boca suma triunfos, crece de a poco en el juego y se mantiene en puestos de Copa. A seguir con la reconstrucción.

Por @tomynel

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.