Volver a insistir

Tras la frustración en Madrid, Boca inicia su camino en la Libertadores, un certamen que nos dio muchas más alegrías que tristezas, visitando a Wilstermann este martes en Cochabamba. ¿Será el 2019 el año de la reconciliación con la Libertadores?

Tras la dolorosa derrota en Madrid, Boca inicia su camino en la Libertadores visitando a Jorge Wilstermann por la fase de grupos con la desazón que implica estar cerca de la cima y tropezarse para volver a empezar. El sendero hasta la tan mentada séptima Copa parece una ruta infinita, con múltiples frustraciones en el medio, y con una certeza al final del recorrido. Porque habrá final feliz y una vez que se alcance, el sabor será especial y se valorará, tal vez, como ninguna de las anteriores. Aún es pronto para hablar de triunfos, pero a medida que avance la actual edición, la llama de la ilusión crecerá y las heridas del Santiago Bernabéu se irán curando…

Y aunque parezca que estamos distanciados, Boca y la Libertadores van de la mano. Siempre somos protagonistas del certamen y esta vez no será la excepción. Aún queda mucho por crecer, con un técnico que llegó hace muy poco y una idea nueva, pero la impronta del Xeneize se hace presente y es un plus en la Copa. Sin embargo, está claro que con la chapa no alcanza y el equipo recién está en pleno proceso de construcción. La visita a Cochabamba, más por el contexto que por el rival, será la primera prueba para ver cómo está parado el equipo de Alfaro en el ámbito internacional.

En el torneo local, hasta aquí, Boca demostró ser más efectivo que vistoso. Las mejores muestras de fútbol se dieron por retazos. La visita a San Martín de San Juan, el primer tiempo ante Atlético Tucumán y el complemento frente a Unión fueron lo más destacado del ciclo Alfaro. Aún está lejos de encontrar un 11 ideal, tarea que se dificultará todavía más por la doble competencia que comenzará este martes con el debut copero en Bolivia.

Alfaro mantendrá a su defensa titular, el sector en el que menos dudas hay, para enfrentar a Wilstermann. En el medio sorprendería con Almendra reemplazando a Campuzano. Además, Bebelo Reynoso ingresará por Villa, Tevez reemplazará a Zárate y Benedetto a Wanchope.

Así, el Xeneize formaría un 4-4-2 en Cochabamba con: Andrada; Buffarini, López, Izquierdoz, Mas; Almendra, Nández, Marcone, Reynoso; Tevez y Benedetto.

Boca se estrenará este martes en la Libertadores, un certamen que, no debemos olvidar, nos dio muchas más alegrías que frustraciones. Alguna vez hemos estado dos décadas desencontrados para luego afianzar nuestro idilio y monopolizar la Copa por varios años. Ahora llevamos doce años distanciados y parece una eternidad. La reconciliación va a llegar y la duda es: ¿será en este 2019?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«El Único Grande, en carrera», por Marcelo Guerrero

Boca derrotó por penales a Patronato y se metió en las semifinales de la Copa Argentina. El Xeneize busca quedarse por cuarta vez con el trofeo federal.

“Cada vez más solido”, por Marcelo Guerrero

Boca ganó en Tucumán y sigue en levantada: Battaglia está invicto y suma variantes para el plantel.

«Boca compite», por Marcelo Guerrero

El Xeneize no pasó del 0-0 ante Defensa y Justicia pero dejó algunas sensaciones positivas: aunque está lejos en el torneo, mantiene el protagonismo en cada partido.