Punto de partida

Boca no pudo quebrar a Wilstermann: jugó ante un equipo flojo, pero la altura se hizo sentir y el campo de juego fue un factor determinante para el empate con el que inició su camino en la Libertadores 2019.

El Xeneize inició su camino en la Copa Libertadores con un empate sin goles en la altura de Cochabamba, Bolivia. Boca tuvo que jugar contra Jorge Wilstermann, contra el desgaste de los 2500 metros sobre el nivel del mar y frente a un terreno de juego en estado deplorable que condicionó mucho el desenlace del partido. Fue un encuentro chato que no dejó heridos.

Alfaro planteó el partido como un juego de Copa de visitante y en la altura. Dos lineas de cuatro bien paradas, transiciones lentas y desplazamientos cortos para cuidar las piernas y mantener el aire. En la primera mitad, literalmente, no pasó nada por que el dueño de casa tampoco mostró buen nivel, salvo en Pochi Chávez. Tal vez lo más destacado del primer tiempo fue el penal claro que no le cobraron a Agustín Almendra cuando promediaba el primer tiempo: el juvenil ingresó al área y le metieron un planchazo claro en la pierna izquierda que el árbitro eligió obviar.

En los primeros minutos del segundo tiempo, el Xeneize demostró una actitud distinta con una intensidad que había faltado durante el primer tiempo. Aún así no generó situaciones claras. Boca lo pudo perder en el último cuarto de hora, Wilstermann aprovechó el cansancio y llegó con peligro en un par de oportunidades: obligó a una gran atajada de Andrada y tuvo remates a distancia que pasaron cerca de los palos. Pero también lo pudo ganar en una situación clara que Nández no pudo concretar después de una gran jugada de Bebelo Reynoso. 

Un empate de visitante en la fase de grupos de Copa nunca está mal visto, pero Jorge Wilstermann no dejó sensaciones de un equipo que pueda llegar a pelear por la clasificación y es ahí donde el análisis del empate logrado por el Xeneize no es del todo positivo. Ahora, el equipo de Alfaro deberá ganar la semana próxima como local para darle valor a este punto de partida con el que inició la Libertadores 2019. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La Bombonera y otras grandezas

Boca pasó a Vélez por penales, alcanzó las semifinales de la Copa de la Superliga y otra vez se hizo fuerte en la Bombonera. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Un arco seguro

Andrada en su mejor momento: con el 0-0 ante Vélez, lleva 19 vallas invictas en 33 partidos en Boca, mira de reojo a la Copa América y en el club planean mejorarle el contrato.

En casa será diferente

#DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero: el 0-0 contra un Vélez hostil fue un resultado positivo, aunque lejos de las mejores presentaciones del equipo de Alfaro. La vuelta, el jueves en la Bombonera.