Balance del primer bimestre

Se cumplen dos meses de que Alfaro asumió en Boca: dudas y certezas sobre un nuevo ciclo que todavía busca su propia identidad.

Punto y aparte, vuelta de página y próximo capítulo. El 2 de enero, Boca decidió darle inicio a una nueva historia, con Gustavo Alfaro al mando y Nicolás Burdisso al poder. En los dos meses desde entonces, las caras nuevas se mezclan con las viejas para formar una especie de híbrido que busca su propia personalidad, pero que todavía repite errores del pasado.

LEA TAMBIÉN: PUNTO DE PARTIDA

El camino que iniciaron el Director Deportivo y el entrenador tiene un norte claro: devolverle al club la histórica identidad que parece haberse desdibujado en el último lustro. Una tarea que, a priori, suena titánica y por demás vasta. Desde allí puede explicarse el nuevo protagonismo de Carlos Tevez, las salidas de algunos viejos miembros del plantel y las llegadas de Iván Marcone y Lisandro López, los grandes aciertos de la nueva gestión.

A ello se suma la certeza de que las individualidades en las que se apoyaba Guillermo Barros Schelotto -por caso, la capacidad goleadora de Darío Benedetto o el oportunismo de Wanchope Ábila- siguen devolviendo soluciones. Supo sostener su jerarquía de la mitad de cancha para adelante y transformarla en resultados: que este sea el mejor arranque en los últimos 15 años no es casualidad. El DT no renegó de las virtudes anteriores. Mas aún no las potenció.

Allí es donde radica el problema que heredó y que no pudo resolver en este bimestre: la fragilidad defensiva. Al Xeneize le llegan con facilidad, pero principalmente con peligro. Andrada, poco a poco, se convierte en el sostén de una última línea que no encuentra seguridad por afuera y que sufre por adentro. Llamativo, si se tiene en cuenta los pergaminos del técnico: si nunca se destacó por dar un fútbol vistoso, es porque sí lo hizo desde lo pragmático.

Boca camina por el sendero que marca Alfaro con la inercia que le dejó Guillermo. El próximo paso, entonces, deberá ser la unificación.

Por @gboero

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La Bombonera y otras grandezas

Boca pasó a Vélez por penales, alcanzó las semifinales de la Copa de la Superliga y otra vez se hizo fuerte en la Bombonera. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Un arco seguro

Andrada en su mejor momento: con el 0-0 ante Vélez, lleva 19 vallas invictas en 33 partidos en Boca, mira de reojo a la Copa América y en el club planean mejorarle el contrato.

En casa será diferente

#DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero: el 0-0 contra un Vélez hostil fue un resultado positivo, aunque lejos de las mejores presentaciones del equipo de Alfaro. La vuelta, el jueves en la Bombonera.