Apunta a octavos

Boca, líder de su grupo en la Libertadores, visita a Atlético Paranaense con el objetivo de encaminar la clasificación. En el césped sintético de Curitiba, el equipo de Alfaro quiere imponer su chapa ante el campeón de la Sudamericana.

Tras garantizar su participación en la Libertadores 2020 con el triunfo 2-0 ante Banfield, el Boca de Alfaro tendrá su examen más difícil en la fase de grupos de la edición actual con la visita a Atlético Paranaense, vigente campeón de la Sudamericana. El Xeneize pondrá a prueba al liderazgo del Grupo G, teniendo en cuenta que tiene cuatro puntos, uno más que su rival de este martes. El partido tendrá un condimento extra que recién cuando empiece a rodar la pelota se verá cuánto lo afectará: el campo de juego del Arena da Baixada es sintético. ¿Es una ventaja para el local que sí está acostumbrado a jugar en ese césped?

Mejor prevenir que curar dice el refrán. Por eso, Alfaro tomó nota y programó los entrenamientos del domingo y lunes en el centro de entrenamiento de Ezeiza, en el que Boca cuenta con dos canchas de césped sintético. Luego de la práctica de este lunes, el Xeneize emprendió su viaje y arribó por la tarde a Curitiba, con la ausencia de Wanchope Ábila, que sufrió un desgarro ante el Taladro.

El Boca de Alfaro cumplió su tarea en el certamen local donde realizó una campaña de campeón pese a que no le alcanzó por haber arrancado su ciclo corriéndole de atrás a Racing y Defensa y Justicia, que no aflojaron. Si bien comenzó tambaleando, sobretodo en la derrota con Atlético Tucumán, a partir de ahí acumuló cinco triunfos consecutivos. Y tan o más importante aún si se mira a futuro, fue justificando con una suba en el rendimiento lo eficiente que ya era en los números. Ahora llegó el momento de revalidarlo en el plano internacional con su primera visita de riesgo a Brasil.

Lechuga realizará un par de variantes para el duelo en Curitiba. En el fondo, mantendrá a su defensa ideal mientras espera por la puesta a punto de Fabra, quien está convocado para el partido. En el medio, Nández reemplazará a Campuzano y Reynoso ingresará por Zárate. Además, Villa recuperará la titularidadd en lugar de Pavón, que le metió presión a Alfaro con una buena performance ante Banfield.

Así, Boca formaría un 4-4-2 con: Andrada; Buffarini, López, Izquierdoz, Mas; Villa, Nández, Marcone, Reynoso; Tevez y Benedetto.

Si bien la Libertadores viene siendo esquiva en los últimos años, Boca siempre ha coqueteado con ella y, a diferencia de otros equipos, nunca pasa papelones. Desde 1994 que no se queda afuera en fase de grupos y en la actual edición marcha con viento a favor para extender la buena racha. Este martes tendrá la chance de respaldar la estadística en Brasil. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

¿Por qué antes no y ahora sí?

Lo que no se repitió en una década, ya es común en el último lustro: otra vez Boca y River cara a cara en una Copa Internacional. ¿Cuáles son los motivos de estos cruces? ¿Qué ha cambiado en el último tiempo? Lo analizamos de cara a una nueva semifinal superclásica.

Otra vez presente

Boca pasó otra vez a semifinales: son diez en las últimas 15 Copas, mientras que todo el resto de los equipos argentinos llegan a once. El equipo de Alfaro mostró carácter de visitante y serenidad de local.

Los números cierran

Andrada llegó a su undécima valla invicta en 12 partidos, Boca ganó su cuarto partido seguido de visitante y el equipo de Alfaro ya se ubica puntero de la Superliga tras el 1-0 a Banfield.