Golpe de realidad

Boca sufrió una dura derrota como visitante ante Atlético Paranaense por 3-0. El Xeneize quedó expuesto y ahora deberá hacerse fuerte de local para lograr el objetivo de avanzar a octavos.

Boca tuvo un buen primer cuarto de hora. Le robó la pelota al dueño de casa y sin apurarse empezó a controlar las acciones en campo de juego rival, aunque sin profundidad. Pasados los quince minutos iniciales, Atlético Paranaense encendió las alarmas con ataques rápidos por las bandas y mandando un par de pelotas que cruzaron todo el área de derecha a izquierda. El equipo de Alfaro no tardó en reaccionar y acomodarse: Lisandro López emergió como baluarte del trabajo defensivo y Villa como un factor clave en el desequilibrio ofensivo.

En el tramo final del primer tiempo, el local creció y el Xeneize pareció sentir el cansancio ante tanto ritmo frenético que tenía el partido. Paranaense creció y aprovechó una mala salida de Boca para marcar el primer gol del juego: Benedetto la cruzó mal, Rony anticipó a Buffarini, sacó el centro rasante y, después de una definición defectuosa Lucho González, Marco Ruben empujo al gol. El equipo de Alfaro intentó llegar al empate antes del entretiempo a través de la pelota parada pero siempre encontró camisetas rojinegras para el despeje.

Con la ventaja a su favor, Paranaense no optó por cerrarse atrás sino que todo lo contrario: Boca contó con espacios para generar situaciones en búsqueda de la igualdad. Reynoso fue el más claro y Villa un generador de peligro constante por la banda derecha, pero Tevez y Benedetto no estuvieron en la misma sintonía, incluso el ‘9’ definió mal las chances creadas. El local volvió a cobrar un error de Boca: la perdió Tevez en mitad de cancha y el equipo brasilero salió de contra con superioridad numérica en una jugada que concretó Marco Ruben abajo del arco para el 2-0. 

Los ingresos de Pavón y Zárate fueron tarde y causaron poco efecto. Con el correr de los minutos dejó de pesar Reynoso y Boca se desvaneció. Para colmo, Atlético Paranaense marcó otro gol en un tiro de esquina donde quedó expuesta la pasividad defensiva Xeneize y Ruben consiguió su hat-trick. Los últimos minutos del juego fueron peligrosos para el equipo de Alfaro: jugadores nerviosos al borde de una expulsión y un equipo que regaló espacios como para terminar con una derrota más abultada. Finalmente fue 0-3.

Boca y una derrota que es cachetazo durísimo. Paranaense desnudó todas las flaquezas del equipo dirigido por Alfaro y lo dejó en la lucha por la clasificación a los octavos. La localía Xeneize será fundamental para lograr el objetivo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.