¿En qué falló?

El Boca de Alfaro tuvo un durísimo traspié en Brasil: ante un rival de fuste y en una cancha adversa, sufrió el peor revés en el ciclo del DT. ¿Qué pasó para que el equipo demostrara tan poco en esta oportunidad?

El retroceso: como nunca se vio a un Boca muy poco compacto para defender. Sin mediocampo, la vuelta de los volantes y de los delanteros fue deficiente y los defensores quedaron expuestos en muchas ocasiones.

Marca en la pelota parada: el juego aéreo venía siendo una de las virtudes del equipo de Alfaro, pero Paranaense ganó seguido de arriba y el primer palo de Andrada fue zona liberada ante cada córner del local.

Falta de creación: casi todas las jugadas partieron de los pies de Emmanuel Reynoso, una responsabilidad excesiva para el ex Talleres. Boca no tuvo más variantes de mitad de cancha para adelante para armar juego.

Niveles individuales: Tevez, Benedetto, Buffarini, Marcone… Jugadores que venían haciéndolo en buena forma tuvieron un mal partido en Curitiba. Carlitos queda más expuesto por la competencia en el puesto con Zárate.

Impericia en ataque: en el PT, Boca tuvo chances claras para convertir pero no lo logró. Un equipo en formación sufre cuando deja pasar ocasiones de gol.

El nivel del rival: imposible ignorar que Athletico Paranaense hizo un partido casi perfecto. El campeón de la Sudamericana aceitó sus contraataques y tuvo alta efectividad en el área xeneize.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Cristian Pavón, el renacido

Russo se la jugó con Pavón como titular en el primer partido como local en la Libertadores y el cordobés no defraudó: fue una de las piezas claves en el triunfo Xeneize. De él hablamos en un nuevo podcast de #PlanetaMuyBoca.

Quizá leamos algún elogio…

Boca derrotó 2-0 a Santos y llegó a su cuarto triunfo consecutivo, con una formación de pibes de Inferiores y jugadores jóvenes. Es un equipo en crecimiento.

A vos te conozco

Boca recibe a Santos, su verdugo en la última edición de la Libertadores pero con un presente distinto: llega golpeado por las ventas, los malos resultados y la salida de Holan un día antes del partido.