A fuerza de voluntad

Buffarini, en su mejor momento en Boca: por garra y actitud se consolidó en el lateral derecho y disimuló por ahora sus falencias. Clave vs. Wilstermann, parece erigirse como pieza clave.

La entrega fue siempre el factor destacado de Julio Buffarini, un entusiasta de la banda derecha tanto desde la defensa como en el mediocampo. Hasta el momento, todavía no le había alcanzado con su garra para triunfar en Boca, un club que justamente pondera ese valor como ningún otro. Pero desde la llegada de Gustavo Alfaro y su titularidad asegurada tras la salida de Leonardo Jara, el cordobés disfruta de su mejor momento en Boca.

Buffarini ya había cerrado en alza su año individual tras un inicio que lo tuvo relegado de la mano de Guillermo Barros Schelotto. El 2019 lo encuentra como dueño del lateral derecho, y no sólo porque no tiene competencia (su único suplente natural es Kevin Mac Allister): el defensor parece más acomodado atrás, menos desatento, y con su voluntad tapa las dificultades técnicas que puede llegar a presentar.

El nivel de Buffarini invita a ilusionarse con encontrar regularidad en un puesto que a Boca le ha dado dolores de cabeza en el pasado reciente, pero partidos más definitorios y de complejidad irán confirmando la tendencia. Por caso, el lateral no logró hacer pesar su esfuerzo contra Athletico Paranaense, donde sufrió todo el partido los embates del rival por izquierda.

Buffarini va en el mismo camino que el Boca de Alfaro: consolidándose, con algunos tropiezos, pero avanzando a fuerza de voluntad.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Defensa para armar

En MuyBoca pusimos el foco sobre la línea defensiva del equipo de Russo: ¿cómo se pasó de la solidez del 2020 a la falta de funcionamiento de la actualidad?

¿Quién es Andrés Felipe Román?

Miguel Russo tiene su lateral derecho: Boca sumó al colombiano Román cuando nadie lo tenía en carpeta. En MuyBoca te lo presentamos.

El vaso medio lleno

El análisis de Marcelo Guerrero del empate 2-2 en el debut del torneo: los problemas atrás y las virtudes adelante.