Inversión

Boca se llevó un buen resultado de Mendoza: 2-1 a Godoy Cruz para mirar con tranquilidad la vuelta el domingo que viene en la Bombonera. Además, jugaron cuatro juveniles de entrada.

La Copa de la Superliga no es prioridad para Boca: Gustavo Alfaro, en la ida contra Godoy Cruz, paró de entrada un equipo alternativo, con la presencia de cuatro juveniles (Marcelo Weigandt, Agustín Almendra, Nicolás Capaldo y Agustín Obando). Pero, sin embargo, eso no impidió que el Xeneize se plantara bien en Mendoza y se volviera con una sonrisa: fue 2-1 con un gol agónico de Emmanuel Más.

Lo mejor de Boca se vio en el primer tiempo: claridad y velocidad para aprovechar los espacios y lanzar a Pavón, en conjunto con el aporte de los chicos y, principalmente, de Weigandt, una de las figuras del equipo. El 1-0 vino con una gran asistencia de Obando y una definición a quemarropa de Pavón, y el Xeneize incluso podría haberse ido al vestuario con más diferencia.

En la segunda parte, el local reaccionó: Godoy Cruz empezó a dominar la pelota y a ser cada vez más profundo. Esteban Andrada salvó a Boca en varias oportunidades, pero en una mala salida de Jorman Campuzano el Tomba encontró el empate a través de Merentiel en una jugada llena de rebotes.

El partido se quebró y ninguno de los dos se hizo fuerte en el mediocampo. De ida y vuelta, Boca terminó haciendo pesar la jerarquía: con los ingresos de Nahitan Nández, Emanuel Reynoso y Mauro Zárate, el Xeneize empujó y llegó al 2-1 con una combinación entre Weigandt, Mauro, Wanchope Ábila y Emmanuel Más, autor del gol.

Así, Boca se vuelve de Mendoza con un triunfo que lo deja muy bien parado para la revancha y con la confirmación de que puede contar con sus juveniles cuando haga falta. El equipo de Alfaro se prepara ahora para el siguiente desafío: la Supercopa contra Rosario Central.

 

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Cómo ver gratis el Boca-River y en calidad HD

Los equipos de Miguel Ángel Russo y Marcelo Gallardo se verán las caras en La Bombonera por los cuartos de final de la Copa de la Liga.

¿Será otra historia?

Boca vuelve a visitar a Santos después de la goleada que sufrió en enero pero el panorama es distinto: el equipo de Russo busca encaminar la clasificación en la Libertadores antes del Superclásico.

Un Boca rejuvenecido

Russo puso a los pibes, ellos ganaron confianza y Boca ganó más que partidos: el Xenezie extendió su plantel y consolidó una idea de juego que se plasma cada vez que los juveniles están en cancha.