Que sea sólo el comienzo

La Supercopa es el primer título de Gustavo Alfaro en Boca. El DT del Xeneize trascurre su semestre inicial con un festejo, un podio, victoria en el clásico que le tocó y casi clasificación en la Libertadores.

Era difícil agarrar el fierro caliente en Boca después de lo que fue el final de 2018, pero Gustavo Alfaro no dudó al verse enfrente de la posibilidad de su vida. El DT llegó por insistencia de Nicolás Burdisso, que se la jugó por él en contraposición del preferido del presidente, Antonio Mohamed. Y, por ahora, la apuesta viene dando sus frutos: Alfaro ya consiguió su primer título como entrenador de Boca.

Además de la Supercopa, estos meses de Alfaro en el poder han tenido otros motivos para confiar en la tarea del DT. Primero, el equipo redondeó un buen cierre de Superliga, llegando al tercer puesto del torneo y manteniendo el protagonismo en el plano local. Luego, en ese tramo logró vencer en el único clásico que tuvo por delante: contundente 3-0 a San Lorenzo. Y, por último, está a un paso de lograr la clasificación a octavos de final de la Libertadores, el torneo que desvela al club. Que este sea el inicio de una larga racha de festejos.

Los otros títulos de Alfaro como entrenador:
-Primera B Nacional 2002 (Olimpo).
-Sudamericana 2007 (Arsenal).
-Torneo Clausura 2012 (Arsenal).
-Supercopa 2012 (Arsenal).
-Copa Argentina 2013 (Arsenal).

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.