Cuestión de fe

Tras convertir el penal decisivo contra Central, Izquierdoz fue una de las figuras contra Godoy Cruz y hasta terminó de capitán. ¿Será la muestra de que al equipo le hacía falta un espaldarazo para volver a creérsela?

Llegó con chapa y rindió los primeros partidos, siendo fundamental en los cruces de la Copa Libertadores. Voz de mando, presencia y fortaleza, Carlos Izquierdoz comenzó con el pie derecho su ciclo en Boca. El cimbronazo de la final perdida lo afectó a él, uno de los puntos flojos del equipo, y su inicio de 2019 fue con dudas e incertidumbres. Finalmente, la fortuna hizo que él pateara el penal definitivo ante Rosario Central por la Supercopa. Y, con el título en la espalda, el ex Lanús tuvo un gran partido contra Godoy Cruz este domingo en la lluviosa Bombonera. ¿Será una cuestión de confianza?

Izquierdoz ya cuenta con 32 partidos como titular en el club, pero vivió momentos mucho más significativos de lo que ese número indica. Ahora, tras la desilusión, tanto él como el equipo encontraron en la Supercopa un bálsamo, un desahogo, y el defensor central lo dejó en claro contra Godoy Cruz: fue el mejor jugador defensivo, con cruces certeros, rechazos propicios y un buen entendimiento de un partido rarísimo por las condiciones climáticas. Incluso se dio el lujo de terminar con la cinta de capitán tras la salida de Carlos Tevez.

Este Boca de Alfaro va acostumbrando a los hinchas a ir despacio, con paciencia pero también con confianza. Sería demasiado aventurado ya hablar de la recuperación de Izquierdoz; pero sí podemos señalar un cambio positivo en su confianza en el primer partido post título, el título que le tocó definir. Ojalá la final contra Rosario Central sea el punto de inicio de un camino donde Izquierdoz y todo Boca ganen la seguridad y el autoestima perdidos en estos años.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Un cierre sólido

Boca derrotó 2-0 a Tigre en Victoria y finalizó la fase de grupos en segundo puesto y con la valla menos vencida.

Un triunfo de altura

Boca derrotó 1-0 a Always Ready en La Paz, jugó con mucha personalidad y se acomodó en el grupo de la Libertadores.

Volvió a cumplir

Boca derrotó 2-0 a Barracas Central, se clasificó en el torneo local y levantó tras la derrota en Brasil.