A Boca cerrada

Boca lleva tres empates consecutivos sin goles. ¿Cuál es la causa de la sequía ofensiva? ¿Por qué la defensa está más sólida? Las dos mitades del vaso antes de la vuelta contra Argentinos, donde el Xeneize avanzará si logra una victoria.

Hay dos frases hechas que se contraponen y que marcan cada una una parte de la etapa del Boca de Gustavo Alfaro. Por un lado, que los equipos se arman de atrás para adelante: el DT parece llevarlo a rajatabla y la defensa es una de las premisas de este Xeneize. Por el otro, al fútbol se gana haciendo goles, y ahí es donde Boca por el momento está en deuda. Van tres 0-0 consecutivos y, antes de la vuelta contra Argentinos -donde el Xeneize buscará ganar para avanzar a la final de la Copa de la Superliga-, analizamos las dos mitades del vaso medio lleno.

Comenzando por lo positivo, con el empate 0-0 en La Paternal ante Argentinos Boca llegó a los 280 minutos sin recibir goles, sumando el cierre del partido con Athletico Paranaense y toda la serie con Vélez. Así, Boca mantuvo la valla invicta en 13 de los 25 encuentros que lleva el ciclo Alfaro, toda una marca de un DT que ha priorizado la defensa en sus conferencias de prensa, sobre todo en condición de visitante en los duelos de ida y vuelta.

Una de las claves es la continuidad en los nombres: desde su llegada, Alfaro les dio rodaje y confianza a Julio Buffarini, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y Emmanuel Más; quienes, a fuerza de partidos y buenas actuaciones, se afianzaron como el cuarteto titular. Junior Alonso ingresó ante Argentinos y también lo hizo en buena forma. Y si hablamos de la solidez defensiva de este Boca, el principal responsable fue Estreban Andrada: el 1 fue la figura en repetidas ocasiones, lleva 21 vallas invictas en 35 partidos en el club y hasta se ganó un lugar en la Selección.

Los números de la defensa preferida de Alfaro:

Jugaron 14 partidos juntos, con nueve goles en contra
Seis por Libertadores
Cinco por Superliga
Dos por Copa Superliga
Uno por Supercopa Argentina

Suman 8 victorias, 5 empates y 1 derrota. Además hay 23 goles a favor (2 de Licha y 1 de Más)

Por el lado de la pólvora mojada, las lesiones mermaron el abanico de opciones de Alfaro: Emanuel Reynoso dejó vacante el puesto de creativo; tanto Ramón Ábila como Darío Benedetto fueron bajas por momentos; y hasta Agustín Almendra, recambio habitual, no ha podido ser tenido en cuenta en estos últimos partidos por estar con el Seleccionado Sub 20.

Además de las ausencias, lo que también ha faltado es la individualidad: salvo Carlos Tevez, ninguno de los hombres de ataque ha estado fino ante Vélez y en la ida ante Argentinos. Para poner en números esta ineficacia, vale repasar las estadísticas de dos baluartes ofensivos de Boca en el último tiempo, Benedetto y Cristian Pavón:

Darío Ismael Benedetto (sólo partidos oficiales):

-2016: 14PJ 9G (0,64 efectividad)
-2017: 28PJ 26G (0,93)
-2018: 14PJ 5G (0,36)
-2019: 18PJ 5G (0,28)

Cristian Pavón (sólo partidos oficiales):

-2016: 29PJ 13G (0,45)
-2017 31PJ 6G (0,19)
-2018 38PJ 8G (0,21)
-2019 19PJ 3G (0,16)

Entre datos, nombres propios, lesiones y el estilo Alfaro, este Boca va consolidando una defensa más fuerte pero ha perdido poder ofensivo. Un estilo más equilibrado que por ahora viene dando sus resultados, aunque le falte punch. El tiempo dirá si el vaso se termina llenando por completo.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A quebrar rachas

Boca ya está listo para visitar Núñez: buscará convertir en una cancha donde le ha sido difícil en las últimas presentaciones internacionales. La lupa también estará sobre los fallos arbitrales…

Sin lamentarse

La desazón por el triunfo que se escapó ante Newell’s y el penal no cobrado por Herrera debe pasar rápido. El equipo alternativo ratificó la solidez defensiva de los de Alfaro.

Hay equipo

Boca confirmó su nivel con una sólida tarea de todo el elenco de Alfaro. La defensa parece tener nombres propios y en el ataque aparecen variantes. Hay confianza para lo que viene.