Manda en casa

Boca recibirá a Argentinos este domingo buscando el pase a la final y la Bombonera da garantías: de diez partidos apenas perdió uno y mantuvo la valla invicta en seis.

Pase lo que pase de acá al final del semestre ya se puede calificar el comienzo del ciclo Alfaro como positivo: el entrenador tomó un equipo golpeado y fue imponiendo su estilo al mismo tiempo que no perdió el caudal de triunfos a los que Boca está acostumbrado. Parte importante de este buen comienzo se basa en la solidez demostrada por un conjunto Xeneize que casi no perdió y recibió muy pocos goles. Todos esos factores determinantes para los buenos resultados se potencian cuando se juega en la Bombonera.

Cuando Boca juega de local, la Bombonera es prácticamente inexpugnable. Se jugaron diez partidos en el semestre entre Superliga, Copa Superliga y Libertadores y sólo un equipo salió victorioso de visita en Brandsen 805: fue Atlético Tucumán en, tal vez, el peor partido del equipo de Alfaro del semestre. La estadística indica que Boca ganó 8 partidos, empató uno y perdió el anteriormente mencionado. En la Bombonera, el dueño de casa tiene un porcentaje altísimos de triunfos.

Parte fundamental de esos buenos números es el trabajo defensivo. Ya sea por un nivel superlativo de Andrada o por la solidez de la línea de fondo, Boca recibió muy pocos goles como local durante el semestre: apenas 5. El arquero xeneize mantuvo la valla invicta en 6 de los diez partidos y los goles se dividieron en cuatro equipos: uno de Lanús y dos de Atlético Tucumán por Superliga, uno de Paranaense por Libertadores y uno de Godoy Cruz en Copa Superliga.

Para ganar hay que hacer los goles y en casa Boca los hizo. Con un total de 22, promedió más de dos goles por partido en la Bombonera con la particularidad de que solamente en el último encuentro ante Vélez terminó en cero. El goleador en casa, al igual que en el semestre, es Mauro Zárate quien gritó en seis oportunidades, Wanchope convirtió cuatro y Benedetto cierra el podio con tres.

El domingo ante Argentinos Juniors puede pasar cualquier cosa, es fútbol, pero Boca, sus jugadores y su gente, afrontan el partido con la confianza que genera un camino sólido de triunfos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

De crisis y finales de ciclos

#DePrimera: tras la final perdida ante Tigre, un balance del semestre y de lo que se viene, por Marcelo Guerrero.

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?