Boca siempre está

El Xeneize llegó a su 25 partido decisivo en este siglo: más de una final por año (y un triangular desempate). Después del triunfo sobre Argentinos y con Tigre en el horizonte, leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Durante esta semana, diarios que se leen cada vez menos y programas que se degradan cada día más buscarán contaminar de pesimismo al hincha de Boca.

Opinarán que Tigre merece la consagración; que los problemas para reemplazar a Marcone y Nandez derivan de un plantel mal armado; que deben dirigir Pitana o Loustau (propondrían a Lunati si no estuviese retirado); que Boca carga con toda la presión y que una eventual derrota significará fracaso. Quizás hasta duden sobre la continuidad de Alfaro…

Para desintoxicarse de tanta chatarra mediática, conviene tomarse un minuto -papel y lapicera en mano- y anotar. Con el triunfo ante Argentinos, noveno del año en la Bombonera, Boca alcanzó su séptima final por copas locales durante las últimas dos décadas. En el mismo periodo protagonizó 17 finales internacionales y dos desempates por torneos argentinos. La suma da 26, incluyendo ese triangular.

Podría haber llegado a 30 si la Recopa se hubiese reanudado antes de 2003 y si a Grondona se le hubiera ocurrido la Suruga Bank antes de que Arsenal ganara la Sudamericana.

Más de una final por año, desde el 2000 hasta la fecha, es un promedio alto para este nivel. En palabras de Bianchi, más difícil que salir campeón es confirmar. En eso anda este Boca. Y no importa lo que digan los demás.

Comentarios

  1. Hay que ganar el domingo y ganar todo lo que se cruce en el camino.
    El equipo no estara jugando bien pero esto suma despues de lo que fue la final con River.
    Ojala el mercado de pases y la pretemporada sean optimas para mejorar el funcionamiento colectivo!

    Abrazo Marce!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

De crisis y finales de ciclos

#DePrimera: tras la final perdida ante Tigre, un balance del semestre y de lo que se viene, por Marcelo Guerrero.

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?