Autopartes Alfaro

El Falcon de Gustavo llegó al final del semestre con una final ganada, una perdida, la clasificación a octavos en la Libertadores y el podio en la Superliga. ¿Cómo están los componentes del auto?

JOYA, NUNCA TAXI

-Esteban Andrada: ni el error en la final contra Tigre lo dejó afuera de los mejores del semestre. Mantuvo la valla invicta en 13 oportunidades y respondió tanto en partidos con mucho trabajo como en ataques rivales puntuales. También colaboró con su juego de piernas. De Selección, va a la Copa América.

-Lisandro López: el refuerzo que mejor se acopló. Sólido atrás aunque con algunas salidas en falso, Licha se hizo notar con su aporte goleador: cuatro gritos en el semestre para el viejo pupilo de Alfaro. Consolidado.

-Julio Buffarini: cerró 2018 en buena forma y confirmó este año con más continuidad. Rabona a San Lorenzo incluida, se adueñó de la banda derecha con mucho ímpetu, disimulando alguna que otra falla técnica y táctica.

-Emmanuel Reynoso: una apuesta de Alfaro que salió bárbaro. En la segunda mitad de 2018 había jugado sólo cuatro partidos: este año, ya lleva 21. Con él en cancha Boca hizo 41 goles, mientras que desde su lesión ante Godoy Cruz sólo convirtió uno en cinco encuentros.

GASOLEROS

-Emanuel Más: sin brillar, ganó continuidad y no pasó sofocones. Le falta sorpresa en ataque, pero aporta juego aéreo y es ordenado a la hora de defender. Aprobado.

-Mauro Zárate: un arranque a todo ritmo que le valió ser titular, cambiando la opinión del DT. Recursos para definir, asistencias y también pelota parada. Se desinfló mucho al final y le costó la superposición con Carlitos.

-Carlos Tevez: un semestre movido para el Apache (y van…). Emblema del club, Alfaro lo elogió apenas asumió y devolvió la fe en él. Le costó en el arranque pese al gol contra Defensa y Justicia; a diferencia del resto de los delanteros, cerró en mejor forma. Va por un broche de oro para su carrera.

-Sebastián Villa: enorme partido contra Rosario Central en la Supercopa. Falló mucho en la Copa de la Superliga. Más veloz que nunca, fue constante recambio para Alfaro. ¿Podrá consolidarse con más continuidad?

QUEDARON A PATA

-Carlos Izquierdoz: el Cali llegó a mediados de 2018 para ser caudillo y, un año después, su futuro es una incógnita. Tuvo una mala final ante River y no pudo recuperarse. Convirtió el penal decisivo contra Central, pero ni así sumó confianza. ¿Podrá volver a ser?

-Frank Fabra: de convocado al Mundial a no ser considerado por el DT. La rotura de ligamentos cruzados previo a Rusia 2018 le pasó una factura enorme al colombiano, que todavía no volvió a su forma ideal. Si se pone a punto, es un jugador diferente.

-Cristian Pavón: otro al que Rusia 2018 lo devolvió devaluado. No perdió la colaboración en defensa ni la constante molestia a la defensa rival, pero nunca logró pesar en ataque como en épocas anteriores. Después de cuatro años en el club, ¿ciclo cumplido?

-Darío Benedetto: el Pipa en su peor racha desde su llegada a Boca. El delantero que alcanzó números de Palermo sufre el no poder convertir y la final contra Tigre fue el súmmum, con dos tiros en los palos. Dale, Pipa, vos podés.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

De crisis y finales de ciclos

#DePrimera: tras la final perdida ante Tigre, un balance del semestre y de lo que se viene, por Marcelo Guerrero.

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?