El primer trabajador

‘Bebelo’ Reynoso no se toma vacaciones: el volante creativo de Boca ya se está entrenando para arrancar la pretemporada a la par del grupo. Repasamos el semestre de una de las piezas importantes del equipo xeneize.

Ni el más optimista se hubiese animado a predecir a principio de año que uno de los jugadores más importantes del semestre iba a ser Emanuel Reynoso. Pasó de descarte a convertirse en un integrante fundamental en el once inicial, a punto tal que su ausencia se sintió demasiado en el tramo final del semestre. De jugar 20 partidos en un año con Guillermo, a jugar 21 en seis meses del ciclo Alfaro, que de no haberse lesionado habrían sido casi 30 partidos para el ex Talleres de Córdoba.

‘Bebelo’ se convirtió en una pieza clave como conector entre líneas. Desde la izquierda cumplió las funciones de enganche para evitar el desgaste de Zárate y Tevez en el retroceso para entrar en contacto con la pelota. Reynoso le aportó al equipo sacrificio por la banda izquierda y aportó creatividad en ataque, una función que fue mucho más valorada ante su ausencia por la lesión en la rodilla que lo sacó de la recta final del semestre.

El semestre de volante zurdo fue tan positivo que se dio el gusto de marcar sus primeros dos goles en Boca. Nunca tuvo una gran cuota goleadora, tal vez sea un punto a mejorar en su carrera, pero este semestre marcó dos tantos importantes: a lo Messi ante San Martín de Tucumán para poner el 2-1 como visitante y contra Wilsterman de cabeza para abrir la goleada en la Bombonera.

Alfaro se jugó un pleno por él ante las necesidades y urgencias del equipo y Bebelo respondió con creces. Boca sintió mucho su ausencia: sólo convirtió un gol en cinco partidos jugados. Ante la apertura de un mercado de pases extenso y con la billetera de Boca, Reynoso no descansa y ya entrena para estar a punto en pretemporada.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

De crisis y finales de ciclos

#DePrimera: tras la final perdida ante Tigre, un balance del semestre y de lo que se viene, por Marcelo Guerrero.

A fuerza de voluntad

Conocé a Nicolás Capaldo, el juvenil que en su cuarto partido en Boca defenderá el mediocampo en una final: capitán desde chico, con personalidad y físico y con una técnica que fue depurando con constancia y entrenamiento extra. “Es el jugador que estamos buscando”, dicen sus entrenadores de Inferiores.

Rearmando el medio

Boca tiene bajas sensibles en la previa al partido decisivo de la Copa de la Superliga y Alfaro tendrá que plantear un nuevo mediocampo: ¿Qué opciones maneja? ¿El cambio de esquema es una posibilidad?