¿Qué Boca nos encontramos?

#DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero: tras los amistosos de pretemporada, Alfaro plantea un 4-4-2 con más certezas abajo que dinámica arriba.

Al comienzo de cada episodio de Misión Imposible, serie televisiva muy superior a las versiones cinematográficas, una cinta con órdenes secretas se autodestruía en cinco segundos. Así de pronto suelen evaporarse las conclusiones de los amistosos cuando arranca la competencia oficial. Mucho más provisorio debe ser el análisis de la pretemporada si el compromiso inicial del calendario puede definir la continuidad en el principal torneo del semestre.

Los tres partidos en USA y México mostraron a un Boca similar al que vimos en la Copa de Superliga: un equipo que parece dar mayores garantías defensivas y genera menores expectativas de gol que hace un año. El que eliminó a Vélez y Argentinos, con el arco invicto y un gol a favor en seis horas de juego, se diferencia del que en las últimas dos fechas de la 17/18 empató 2-2 con Gimnasia para consagrarse bicampeón y 3-3 ante Huracán.

El actual esquema de Alfaro es un 4-4-2 sin externos clásicos, con uno que aporta velocidad (Villa hoy arriba de Pavón) y otro que pone pausa (¿Reynoso o Mac Allister?). Adelante, Tevez o Zárate para acompañar al 9.

A propósito de Tevez, antes del encuentro en Tijuana recibió un premio por su trayectoria. No deja de gratificar ese reconocimiento en estos tiempos. Vivimos el pleno auge de los memes, replicados por medios que anuncian periodismo de calidad (baja) y venden suscripciones para leer a tuiteros con faltas de ortografía. Genera un poco de tristeza también que reclute más seguidores la burla que el apoyo a los propios, se trate de un veterano como Goltz o un novato como Almendra.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

«Un sentimiento», por Marcelo Guerrero

Boca cerró el año con su gente celebrando los títulos y goleando 8-1 a Central Córdoba. Aún con cosas por mejorar pero lejos del derrotismo mediático, hay motivos para levantar las Copas.

«Boca, siempre Boca», por Marcelo Guerrero

Boca cierra el año festejando un nuevo título. El Xeneize fue efectivo en los penales y tuvo un arquero que siempre aparece en las definiciones para una nueva coronación en la Copa Argentina.

«Dónde buscar la confianza», por Marcelo Guerrero

Boca no aguantó la ventaja y empató 1 a 1 con Arsenal en Sarandí. El miércoles se juega la final de la Copa Argentina y el equipo de Battaglia no llega en su mejor versión.