De atrás para adelante

Boca sigue sin recibir goles a la espera de recuperar poder de fuego. Andrada y el ingreso de Salvio, buenas noticias del empate con suplentes ante Huracán. Leé #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Los últimos cinco partidos con Huracán terminaron empatados, tres sin goles. Dirían los encuestadores que es una tendencia consolidada. La última victoria se produjo en Parque Patricios, con un doblete de César Marcelo Meli (2015). Más allá de la curiosidad numérica podemos observar que cuatro de aquellas cinco veces, por distintas razones, Boca jugó con mayoría de suplentes. Fue el caso de esta primera fecha de Superliga, clavada en medio del ida y vuelta por octavos de la Libertadores.

Las buenas noticias del estreno fueron las respuestas de Esteban Andrada, la capacidad para reponerse a un comienzo adverso y el ingreso de Eduardo Salvio, con un par de intervenciones para recordarnos que -antes de la impactante llegada de Daniele De Rossi- había venido un refuerzo de nivel internacional.

Si tomamos como punto de partida el cruce con Vélez por la Copa de Superliga, encontramos un Boca que hace y recibe pocos goles. También en este aspecto parece tratarse de una tendencia firme. El formato 4-4-2 garantiza mejores coberturas, sobre todo en el retroceso. Las ausencias de Cristian Pavón y Darío Benedetto, determinantes en el bicampeonato local, reducen la artillería ofensiva.

Mientras el equipo busca compensar ese poder de fuego, es alentador que se ponga fuerte en defensa aun cuando no estén disponibles todos los titulares. La historia de Boca nos recuerda que algunas de sus versiones más exitosas se construyeron de atrás hacia delante.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Empuje a lo Boca

El Xeneize se lo dio vuelta a Atlético Tucumán al final y desató la fiesta en la Bombonera. Sobró posesión y faltó profundidad, pero los goles de Langoni devolvieron al equipo a la pelea.

Grito de desahogo

Boca ganó como más se disfruta: 1-0 en la última en Florencio Varela. Queda mucho por mejorar, pero la victoria tranquiliza. Próximo rival: el puntero, Atlético Tucumán.

Rumbo torcido

Boca no pasó del 0-0 ante Rosario Central y profundizó el desconcierto en su presente. Sin una columna vertebral sólida, al Xeneize nuevamente lo salvó Rossi y generó poco en ataque.