Premio al esfuerzo

De la merecida ovación a Nández al paso a cuartos de un equipo sólido y ordenado. Es la 13° vez que Boca llega a esta instancia en las 15 Copas que jugó en este milenio.

Además de premiar su rendimiento en esta serie, la ovación de los hinchas a Nahitan Nandez reconoce algo que con las medidas actuales es una trayectoria significativa. La vuelta de octavos con los brasileños fue su partido número 67 en el club: supera en este rubro a los otros 13 que ingresaron anoche. Nandez integró una media cancha que con esfuerzo, orden y concentración durante 180 y pico de minutos logró que Paranaense -rival que le había convertido cuatro veces a Boca en la fase de grupos- casi no generara situaciones de peligro, salvo un penal ficticio.

Los volantes sufren un desgaste grande cuando les toca jugar seguido. Dentro de las reglas, el único secreto para no fundirlos es una adecuada rotación. Aun sin el uruguayo, hay opciones de recambio y garantías de batalla. Nicolás Capaldo mostró una vitalidad contagiosa, Iván Marcone recuperó nivel, Alexis Mac Allister tuvo un debut soñado y Eduardo Salvio dio señales de jerarquía en poco más de media hora. Queda por ver en acción, transpirando la azul y oro, a Daniele De Rossi. Atrás vienen Almendra, Campuzano, Reynoso y Obando.

Como en la inolvidable Libertadores 2000, Boca enfrenta a un ecuatoriano en Quito (Liga ahora, El Nacional aquella vez) y River a un paraguayo (Cerro Porteño en ambas ocasiones) antes de un eventual cruce que en este caso sería por semifinales. Falta mucho para eso. Ya anticipó el DT cuál es la preocupación inmediata: «Ganarle a Patronato».

Boca en principio cumplió otro objetivo: se instaló en cuartos de final de la Copa más importante, como 13 de las 15 veces que la disputó desde el inicio de este milenio. Además, elevó a 16 de 19 su récord en los mano a mano con brasileños. Las únicas derrotas fueron con Santos 1963, Fluminense 2008 y Corinthians 2012. Tarde o temprano, se desquitó de todos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Arranque auspicioso

Boca derrotó 3-1 a Athletico Paranaense y cerró sus amistosos con dos victorias y goles de sus delanteros. El equipo de Russo comenzó su formación con el pie derecho.

El tiempo de Miguel

Russo tuvo su primer amistoso con un 2-0 tranquilo de Boca ante Universitario. Recuperar la paciencia y la calma en un club convulsionado es una de las tareas del DT.

El regreso de Pol

Descubierto por Falcioni, borrado por Bianchi, repatriado por Riquelme: redescubriendo a Pol Fernández.