De arco a arco

Boca se hace sólido atrás, suma posesión de pelota en el medio y de a poco empieza a acumular goles con los de arriba. #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Paso a paso, Boca ya eligió: defenderá con gente y orden, buscará mayor posesión que el rival, tratará de que nuevas sociedades compensen los goles que se fueron de viaje con Pavón-Benedetto e intentará ganar todas las competencias, como enseña la historia.

Con el escudo auriazul en la parte delantera de su buzo, Andrada suma 17 vallas invictas en 2019 y Díaz otra más en la Copa Argentina. En Paraná, con el triángulo Marcone-Campuzano-Tevez, Boca monopolizó la tenencia (alguno despreciará la jerarquía de Patronato, con vara diferente a la utilizada en 2011/12). Carlitos llegó a 77 gritos y quedó a dos de Rojitas, al que esta noche se le tributará un emotivo y justo reconocimiento como miembro destacado del plantel bicampeón de 1969.

Aunque Alfaro no hizo mucha alharaca con la promoción de juveniles a Primera durante los siete meses de su gestión, Weigandt, Capaldo, Almendra (aunque algunos usuarios de Twitter se fastidien) y Obando acumulan minutos en los distintos frentes.

El martes 13 empieza una seguidilla de seis encuentros que concluirá el 1/9 con un clásico en Núñez. El adversario llegará con menos partidos jugados y menos kilómetros recorridos, pero igual levanta la guardia. Como diría un veterano relator: que madure el nocaut.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A quebrar rachas

Boca ya está listo para visitar Núñez: buscará convertir en una cancha donde le ha sido difícil en las últimas presentaciones internacionales. La lupa también estará sobre los fallos arbitrales…

Sin lamentarse

La desazón por el triunfo que se escapó ante Newell’s y el penal no cobrado por Herrera debe pasar rápido. El equipo alternativo ratificó la solidez defensiva de los de Alfaro.

Hay equipo

Boca confirmó su nivel con una sólida tarea de todo el elenco de Alfaro. La defensa parece tener nombres propios y en el ataque aparecen variantes. Hay confianza para lo que viene.