De arco a arco

Boca se hace sólido atrás, suma posesión de pelota en el medio y de a poco empieza a acumular goles con los de arriba. #DePrimera, la columna de Marcelo Guerrero.

Paso a paso, Boca ya eligió: defenderá con gente y orden, buscará mayor posesión que el rival, tratará de que nuevas sociedades compensen los goles que se fueron de viaje con Pavón-Benedetto e intentará ganar todas las competencias, como enseña la historia.

Con el escudo auriazul en la parte delantera de su buzo, Andrada suma 17 vallas invictas en 2019 y Díaz otra más en la Copa Argentina. En Paraná, con el triángulo Marcone-Campuzano-Tevez, Boca monopolizó la tenencia (alguno despreciará la jerarquía de Patronato, con vara diferente a la utilizada en 2011/12). Carlitos llegó a 77 gritos y quedó a dos de Rojitas, al que esta noche se le tributará un emotivo y justo reconocimiento como miembro destacado del plantel bicampeón de 1969.

Aunque Alfaro no hizo mucha alharaca con la promoción de juveniles a Primera durante los siete meses de su gestión, Weigandt, Capaldo, Almendra (aunque algunos usuarios de Twitter se fastidien) y Obando acumulan minutos en los distintos frentes.

El martes 13 empieza una seguidilla de seis encuentros que concluirá el 1/9 con un clásico en Núñez. El adversario llegará con menos partidos jugados y menos kilómetros recorridos, pero igual levanta la guardia. Como diría un veterano relator: que madure el nocaut.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

La legitimación de lo absurdo

Recordamos los diez años de un 2-0 de verano de un Boca A a un River B: del «se les viene la noche» a la parafernalia mediática que aún nos acompaña.

Cuestión central

Nicolás Figal será la primera cara nueva del 2022: un central polifacético, con pasado en Independiente, al que le gusta salir jugando. Las recomendaciones de Beckham, los elogios de Phill Neville y el doping que relanzó su carrera.

Diego para todo el mundo

Se cumplen 40 años de una histórica gira con Maradona a la cabeza: el Xeneize jugó ocho partidos en tres semanas en Estados Unidos, Centroamérica, Hong Kong, Malasia y Japón.