De Falcioni a Alfaro

Boca quedó afuera de la Copa Argentina y comienzan a verse críticas apresuradas como en 2011/12. Al equipo de Gustavo todavía le falta la firmeza de aquél.

En el arranque de la Copa Argentina 2012, una de las tres conquistadas por el club más ganador de la competición, Boca necesitó de penales para eliminar a Ramón Santamarina (1-1 en los 90 minutos). Fue suficiente ese partido para que recrudeciera la saña difamatoria contra el recién consagrado campeón de Primera. Vergüenza y papelón fueron algunos de los títulos que se animaron a poner los cruzados de la batalla «en el Nacional B se juega mejor».

¿A qué viene este recuerdo? Las similitudes de Falcioni y Alfaro son varias, empezando por el nombre Julio. Campeones en clubes chicos y con experiencias fallidas en grandes, asumieron el reto de dirigir a Boca casi con la misma edad. Supieron enseguida dónde estaban. Nunca les preocuparon los rótulos de diarios ni los zócalos de televisión. Fueron capaces de dejar afuera a Riquelme y Tevez…

Gustavo no logró todavía la firmeza defensiva de la versión 11/12 -al margen de que ante Almagro haya recibido el primer gol del semestre- y le falta camino para llegar a una final de Libertadores, pero sería una equivocación darles bolilla a los mismos que defenestraron al Emperador.

Además, aunque ha incorporado bien, al actual DT le llevará tiempo reemplazar a los que se fueron. No se disimula la salida de Benedetto, por ejemplo, de un día para el otro. Ni siquiera con De Rossi disfrazado de Palermo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Festejar los gritos

Boca convirtió ante Arsenal los mismos goles que en las ultimas cinco fechas. A pesar de ver una defensa algo más expuesta, una goleada siempre es para valorar.

Una derrota diferente

Boca tuvo la pelota y buscó atacar, pero le convirtieron fácil y perdió la punta del torneo. En momentos difíciles hay que apoyarse en las fortalezas y la de este Boca ha sido la solidez.

Las dolorosas

Ni en las buenas ni en las malas: Boca atraviesa un proceso inédito en su historia con la dicotomía del protagonismo constante y las frustraciones acumuladas. Una radiografía sobre el momento xeneize.