Los números cierran

Andrada llegó a su undécima valla invicta en 12 partidos, Boca ganó su cuarto partido seguido de visitante y el equipo de Alfaro ya se ubica puntero de la Superliga tras el 1-0 a Banfield.

Aunque le haya ganado los últimos seis cruces sin recibir goles, cuando Boca juega con Banfield -sobre todo si el DT rival es Almeyda o Crespo- suele hablarse de merecimientos. La anterior visita al Florencio Sola también se resolvió con algunos apremios después de un gol en el amanecer, aquel día de Tevez.

No pueden negarse las dificultades de anoche, pero hay atenuantes. Si tomamos los 11 iniciales en Ecuador como titulares, en esta cuarta fecha solo repitió Andrada. Tampoco debe olvidarse la altísima complejidad del torneo local: el arranque de Racing -campeón defensor- lo confirma.

Además del cuarto triunfo seguido a domicilio en el semestre y de la actuación del arquero, con 11 vallas invictas en 12 partidos, se pueden valorar los rendimientos de la pareja de centrales y el estreno goleador de un batallador Soldano.

Se había dicho que agosto era complicado. Si no sucede nada extraño este miércoles, el mes terminará con Boca líder en la Superliga y clasificado a semifinales de la Libertadores.

El único martes 13 fue la eliminación en Copa Argentina. Almagro, inesperado verdugo, perdió como local en su debut en la segunda categoría. Esa derrota obliga a reiterar un consejo: #NoSeMetanConBoca. Tarde o temprano se sufren las consecuencias.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Festejar los gritos

Boca convirtió ante Arsenal los mismos goles que en las ultimas cinco fechas. A pesar de ver una defensa algo más expuesta, una goleada siempre es para valorar.

Una derrota diferente

Boca tuvo la pelota y buscó atacar, pero le convirtieron fácil y perdió la punta del torneo. En momentos difíciles hay que apoyarse en las fortalezas y la de este Boca ha sido la solidez.

Las dolorosas

Ni en las buenas ni en las malas: Boca atraviesa un proceso inédito en su historia con la dicotomía del protagonismo constante y las frustraciones acumuladas. Una radiografía sobre el momento xeneize.