Otra vez presente

Boca pasó otra vez a semifinales: son diez en las últimas 15 Copas, mientras que todo el resto de los equipos argentinos llegan a once. El equipo de Alfaro mostró carácter de visitante y serenidad de local.

Boca pasó octavos y cuartos con sendos 3-0 en el global. Ya leímos y escuchamos que Atlético Paranaense no daba la talla. Se escribirá y dirá lo mismo sobre Liga de Quito. El dato saliente es la décima clasificación a semifinales en las últimas 15 participaciones. Quizás la costumbre le quite dimensión a esa formidable estadística.

Comparemos con los demás: River (15 intervenciones), San Lorenzo y Vélez (10 cada uno), Estudiantes (8), Lanús (6), Central (5), Racing, Banfield, Newell’s y Arsenal (4), Independiente y Godoy Cruz (3), Gimnasia LP, Huracán y Atlético Tucumán (2), Talleres, Quilmes, Colón, Argentinos y Tigre (1) suman, ¡todos juntos!, 11 clasificaciones hasta hoy.

En estas eliminatorias el equipo de Alfaro mostró carácter de visitante y tuvo serenidad de local. Hubo jugadores que crecieron. Se priorizaron rendimientos sobre apellidos. Duelen las bajas, pero hay tiempo para las recuperaciones. ¿Falló el DT al no reservar titulares, como se apuraron en criticar los medios? ¿Era mejor poner a los que venían de ganar el domingo, cuestionados por los mismos críticos debido a su actuación en Banfield?

El arco en cero es un bien preciado. Después de mucho tiempo parece haberse entendido que la clave no es incorporar centrales de jerarquía mundial, inaccesibles por cotización, sino armar una estructura sólida, que cierre caminos y le conceda mínimas oportunidades al rival.

¿Falta poder ofensivo? Tal vez. Aunque ya no esté el Toto Lorenzo para contarlo, los veteranos podrán recordar que el primer Boca campeón de América levantó la Copa con diez goles en 13 partidos. Y se festejó muchísimo.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Las dolorosas

Ni en las buenas ni en las malas: Boca atraviesa un proceso inédito en su historia con la dicotomía del protagonismo constante y las frustraciones acumuladas. Una radiografía sobre el momento xeneize.

¿Cómo pensar el futuro?

Con la memoria de tiempos dificiles y algunas certezas del presente, Boca deberá recuperarse de otro golpe más en la Libertadores. El hincha seguirá estando.

Siempre habrá fe

Un Boca suplente tuvo una floja actuación y cayó ante Racing. La mira está puesta en River: pese a todo, se puede revertir el 0-2 sin ventajas administrativas, apretadas a árbitros, butacas incineradas ni ayudas del VAR.