Un cero con valor

Boca defendió en Núñez y se llevó un empate que sirve para el torneo y futuros cruces. Es la primera vez desde 1926 que el Xeneize no recibe goles en las primeras cinco fechas de Liga.

Además de ensayo para la próxima visita a esa cancha, el partido también tenía valor para un torneo cuya importancia -como la de casi todos- es inversamente proporcional a la posición de Boca: más arriba el equipo, más abajo el nivel de la competencia. Si consideramos que el clásico rival es uno de los adversarios de fuste, al margen de que no se corone en nuestra liga desde 2014, podríamos afirmar que este empate sirve.

River dispuso de la plantilla completa, salvo el lesionado Ponzio (Pérez disimuló su ausencia sumando foules sin castigo) y el suspendido Pinola. Con un ritmo que desmintió los temores de su quejoso DT por el menor tiempo de descanso, dominó posesión y campo sin que esa hegemonía se tradujera en situaciones de gol. El recordman Andrada ha tenido intervenciones más difíciles en fechas anteriores. Dato: es la primera vez desde 1926 que Boca termina con arco invicto los cinco encuentros iniciales de un campeonato. Tesoriere, el arquero de aquella época, estaría feliz. Y Lorenzo ni te cuento.

El planteo de Alfaro no merece aprobación en el ítem ofensivo. Tal vez mejore con las vueltas de Zárate, Salvio y Ábila, si se recupera en los 30 días que restan, o con un ingreso más temprano de Tevez. La inclusión de Fabra, con la expectativa de que aportara soluciones en ese rubro, generó nervios tras cada intervención defensiva. ¿Califica Alonso para el lateral izquierdo?

Boca cumplirá una década sin derrotas por certámenes locales en el estadio Liberti. Falta el golpe en una Copa. Vayamos de punto que hay una chance grande el 1 de octubre.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Las dolorosas

Ni en las buenas ni en las malas: Boca atraviesa un proceso inédito en su historia con la dicotomía del protagonismo constante y las frustraciones acumuladas. Una radiografía sobre el momento xeneize.

¿Cómo pensar el futuro?

Con la memoria de tiempos dificiles y algunas certezas del presente, Boca deberá recuperarse de otro golpe más en la Libertadores. El hincha seguirá estando.

Siempre habrá fe

Un Boca suplente tuvo una floja actuación y cayó ante Racing. La mira está puesta en River: pese a todo, se puede revertir el 0-2 sin ventajas administrativas, apretadas a árbitros, butacas incineradas ni ayudas del VAR.