A quebrar rachas

Boca ya está listo para visitar Núñez: buscará convertir en una cancha donde le ha sido difícil en las últimas presentaciones internacionales. La lupa también estará sobre los fallos arbitrales…

Lo escribió José Hernández en el Martín Fierro: no hay tiempo que no se acabe / ni tiento que no se corte. Con esa premisa va Boca a la cancha donde, a golpes de piedras, le impidieron presentarse la última vez que fue por un certamen internacional.

El equipo necesita quebrar varias rachas para conseguir un buen resultado que le permita definir la serie como local en los 90 minutos de la vuelta (en 2015 no pudo hacerlo en 45…).

  1. Convertir un gol en el Liberti. Boca no anota en ese estadio desde la Libertadores 2004. La particularidad es que el autor de ese tanto es el único sobreviviente de aquella semifinal. Tevez, expulsado de inmediato por un Baldassi muy sensible al festejo, corre de atrás en la formación titular.
  2. No perder de visitante. Si bien registra casi una década invicto en el Monumental por torneos domésticos, la estadística es negativa en materia copera. Para encontrar un triunfo xeneize en ese escenario hay que remontarse hasta 1991: 2-0 en fase de grupos de la Libertadores, con doblete de Batistuta.
  3. Mantener el arco en cero. Se cumplirá un cuarto de siglo del último superclásico internacional en Núñez sin goles locales. El 6 de octubre de 1994, por cuartos de la Supercopa, terminó empatado. Fue hazaña el 0-0, luego de que Castrilli echara a Arruabarrena y Fabbri. Boca acabó pasando por penales en la Bombonera.
  4. No sufrir fallos adversos. Goles mal anulados a Guillermo (00) y Gigliotti (14), faltas alevosas de Lucho González (04) y Funes Mori (15), tarjetas omitidas a Ponzio (14) y Sánchez (15) son algunas de las situaciones que nos recuerdan los perjuicios soportados en ese campo. Esta vez, al menos, no dirige Delfino.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Las dolorosas

Ni en las buenas ni en las malas: Boca atraviesa un proceso inédito en su historia con la dicotomía del protagonismo constante y las frustraciones acumuladas. Una radiografía sobre el momento xeneize.

¿Cómo pensar el futuro?

Con la memoria de tiempos dificiles y algunas certezas del presente, Boca deberá recuperarse de otro golpe más en la Libertadores. El hincha seguirá estando.

Siempre habrá fe

Un Boca suplente tuvo una floja actuación y cayó ante Racing. La mira está puesta en River: pese a todo, se puede revertir el 0-2 sin ventajas administrativas, apretadas a árbitros, butacas incineradas ni ayudas del VAR.