Tantos puntos como críticas

Boca ganó 1-0 ante Defensa y, aunque no terminó como hubiera querido, se mantiene como líder de la Superliga a pesar de las falencias que le marcan ajenos y propios.

La prohibición de concurrencia a los hinchas visitantes supone dos perjuicios mayúsculos para Boca. El primero, naturalmente, es la imposibilidad de cantar el “somos locales otra vez”, himno y arenga en cada salida de casa durante tantos años. El segundo es la condena a verlo por televisión y, mucho peor aún, escuchar relatos y comentarios de personas muy vigilantes para observar las fallas del equipo y bastante distraídas para descubrir alguna virtud.

No se trata ya de cuestionar planteos tácticos o rendimientos individuales, sino también de buscar faltas, pedir penales y reclamar tarjetas: una auténtica transmisión partidaria con los colores del ocasional adversario, así se trate del campeón de la Copa Brasil o de un recién ascendido.

Esta introducción permite abordar un tema de fondo: cómo analizar la producción y los resultados de Boca durante la última década, para tomar una referencia de tiempo. Los hinchas fanáticos pero reflexivos, los que pelotean el fin de semana, van a la tribuna o se la pasan todo el día hablando de fútbol, no se engañan: saben qué se ganó y cómo, son idóneos para distinguir a los jugadores capaces de ponerse la azul y oro e identifican a un anti aunque haya más neblina que la noche con Cúcuta.

El problema es que otros, quizás por desconocimiento o pereza, aceptan el discurso mediático como verdad revelada y repiten que este Boca, el de 2011, el de 2015, el de hoy y probablemente el de mañana, no tienen identidad, podrían hacer otra cosa, les falta actitud, no juegan a nada… La crítica varía según el DT. Si dirige Guillermo, defiende mal y gana por las individualidades. Si lo hace Alfaro, no ataca y espera errores contrarios. Nunca una a favor. El gol de Almendra es consecuencia de una equivocación rival. Si lo hubiera hecho otro, habría sido mérito de la presión alta y la llegada de un volante al área…

Ninguno necesita explicarnos que Boca no terminó en Florencio Varela como hubiese querido. Fue apretado en los últimos minutos contra el área y resistió con el rombo defensivo: Andrada, López, Izquierdoz y Marcone. Si no se valora que el equipo llegará puntero a la undécima en un torneo de 23 fechas, menos puede pretenderse que se reconozca la consolidación de una estructura defensiva imprescindible para aspirar a los máximos logros.

Boca no pierde por la Superliga como visitante desde aquella derrota 2-1 con Gimnasia en el Bosque. En principio no hay riesgo de que se repita. Como sabemos, el cuadro de Diego vendrá a la Bombonera.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

A quebrar rachas

Boca ya está listo para visitar Núñez: buscará convertir en una cancha donde le ha sido difícil en las últimas presentaciones internacionales. La lupa también estará sobre los fallos arbitrales…

Sin lamentarse

La desazón por el triunfo que se escapó ante Newell’s y el penal no cobrado por Herrera debe pasar rápido. El equipo alternativo ratificó la solidez defensiva de los de Alfaro.

Hay equipo

Boca confirmó su nivel con una sólida tarea de todo el elenco de Alfaro. La defensa parece tener nombres propios y en el ataque aparecen variantes. Hay confianza para lo que viene.