Festejar los gritos

Boca convirtió ante Arsenal los mismos goles que en las ultimas cinco fechas. A pesar de ver una defensa algo más expuesta, una goleada siempre es para valorar.

Dos goles a San Lorenzo, uno a Newell’s, uno a Defensa, cero a Racing y uno a Lanús: la suma da cinco en cinco partidos, tres de balón quieto. Es la misma cifra de tantos que convirtió Boca en los 90 minutos ante Arsenal. Además de circunstancias azarosas que facilitaron el 5-1, las mismas que impidieron un par de gritos más en la noche del jueves, parece advertirse una superior voluntad ofensiva del equipo. Contrariamente, inquieta una menor solidez atrás y la prueba es que, computadas las últimas cinco fechas, solo en Varela se mantuvo el arco invicto.

Descartada cualquier responsabilidad de Andrada, quien de hecho fue protagonista de dos atajadas colosales en la mañana dominguera, la explicación de esta mayor vulnerabilidad puede relacionarse con el compromiso de más elementos en función de ataque. Se vio con nitidez frente al equipo del Viaducto, con jugadores sumándose a los avances incluso cuando ya se había logrado una ventaja tranquilizadora. El ejemplo más demostrativo es el de Fabra, quien igualó el registro goleador de Nicolás Colazo ante Zamora en la Libertadores 2015 (anterior doblete de un lateral izquierdo).   

La despiadada crítica a los planteos cautelosos del DT probablemente haya operado en favor de la toma de más riesgos. Si de gustos se trata, uno prefiere el equilibrio entre la versión conservadora y la audaz. También existen momentos y demandas, por supuesto. Alfaro está en condiciones de armar un 4-4-2 que se cierre cuando no tiene la pelota y lastime cuando la consigue. Y si bien a todos nos seduce la idea del elenco estable, los intérpretes pueden cambiar.  

Para cerrar, una sugerencia de hincha veterano: en vez de fastidiarnos por dichos de Tevez, decisiones de Villa u offsides de Ábila, ¿es posible festejar como corresponde un 5-1 en una Bombonera luminosa?

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Las dolorosas

Ni en las buenas ni en las malas: Boca atraviesa un proceso inédito en su historia con la dicotomía del protagonismo constante y las frustraciones acumuladas. Una radiografía sobre el momento xeneize.

¿Cómo pensar el futuro?

Con la memoria de tiempos dificiles y algunas certezas del presente, Boca deberá recuperarse de otro golpe más en la Libertadores. El hincha seguirá estando.

Siempre habrá fe

Un Boca suplente tuvo una floja actuación y cayó ante Racing. La mira está puesta en River: pese a todo, se puede revertir el 0-2 sin ventajas administrativas, apretadas a árbitros, butacas incineradas ni ayudas del VAR.