Un punto a futuro

Boca no pasó del 1-1 contra Argentinos, el otro líder de la Superliga: el próximo domingo sabrá si termina el año como puntero. También definirá su interna política para las siguientes cuatro temporadas.

El próximo domingo, de noche, es probable que sepamos si este punto con Argentinos alcanza para terminar arriba el primer tramo de la Superliga. A esa altura también conoceremos quiénes van a conducir al club en los próximos cuatro años. Son cuestiones importantes, vinculadas a la actualidad deportiva -siempre convulsa- y al futuro institucional.

Del equipo pueden rescatarse sus números, su confiabilidad a partir de la fortaleza del bloque defensivo y un rendimiento parejo. Por ahora basta para pelear el título y uno imagina que dos refuerzos de jerarquía del medio hacia delante, para compensar las ausencias cada vez más notorias de Pavón y Benedetto, volverán cercano el objetivo de un nuevo título.

¿Con Alfaro o sin él? Volcadas las cartas de reemplazo, un Palermo ídolo pero todavía en formación como DT, un Heinze que deberá lidiar con el periodismo obsesionado por Boca o un Almirón sufriente en equipos de más repercusión que Lanús, tal vez no se justifique el cambio.

Este espacio no nació para influir (operar es el verbo de moda) sobre la libre decisión de los socios que, como en 2015, disponen de tres listas para elegir. Dos de los candidatos repiten y el tercero no por una saludable restricción estatutaria. Desde afuera alguien hablaría de normalidad en la vida política boquense.

Por desgracia, la campaña proselitista ha sido turbulenta. Una pena: se supone que para todos el mayor deseo es que Boca saque un buen resultado en Rosario. Crespi, para citar al dirigente más reconocido del oficialismo, seguirá yendo a la cancha, gane o pierda. Riquelme será vicepresidente o el máximo ídolo de la historia moderna. Y Beraldi, en caso de frustrarse su aspiración, continuará caminando las calles del barrio como desde hace 60 años. El vencedor del comicio tiene que dar muestras de nobleza y sumar gente idónea, que las hay en todas las boletas, para manejar un club demasiado grande, único.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Festejar los gritos

Boca convirtió ante Arsenal los mismos goles que en las ultimas cinco fechas. A pesar de ver una defensa algo más expuesta, una goleada siempre es para valorar.

Una derrota diferente

Boca tuvo la pelota y buscó atacar, pero le convirtieron fácil y perdió la punta del torneo. En momentos difíciles hay que apoyarse en las fortalezas y la de este Boca ha sido la solidez.

Las dolorosas

Ni en las buenas ni en las malas: Boca atraviesa un proceso inédito en su historia con la dicotomía del protagonismo constante y las frustraciones acumuladas. Una radiografía sobre el momento xeneize.