Es el equipo de Miguel

Russo fue implacable en la segunda parte del torneo y Boca volvió a gritar campeón de su mano. ¿Cuáles fueron los cambios que impuso el entrenador?

Cuando Juan Román Riquelme presentó a Miguel Ángel Russo, más allá de su pasado glorioso e imborrable, se presentaron algunas dudas: ¿cómo estaba Miguel, tras flojos pasos por Alianza Lima y Cerro Porteño, para el fútbol argentino moderno? La imagen del ex volante central festejando con sus jugadores un nuevo título lo dice todo.

Russo agarró el equipo tras la salida de Gustavo Alfaro y en seguida planteó un esquema diferente a su antecesor: Boca se paró más adelante, apostando a ser más agresivo y a, en caso de ponerse en ventaja, buscar el segundo inmediatamente. Recuperó una voracidad ofensiva que parece caerles bárbaro a los jugadores.

En lo individual, tomó decisiones pesadas:  la principal fue sacar a Ramón Ábila para poner a un Franco Soldano menos goleador pero mucho más voluntarioso. También eligió a Jordan Campuzano por sobre Iván Marcone, fetiche de Alfaro, y el colombiano fue una de las figuras en el semestre. Hubo tres jugadores que levantaron muchísimo su nivel individual con Russo: Frank Fabra, Sebastián Villa y Carlos Tevez. Piezas claves del título.

Miguel Ángel Russo consiguió su segundo título en Boca con este torneo 2019/20 a apenas meses de su desembarco en Boca. Ojalá en el futuro se mantenga su característica sonrisa.

Por @lucasg91

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Podcast: Vamos, vamos, los pibes

Con la llegada de la nueva CD parece que se ha abierto una puerta para que los chicos de inferiores tengan más participación en Primera. ¿A qué se debe?

Obligado a ganar

Boca, fuera de los clasificados en la Copa de la Liga, recibe a Atlético Tucumán y necesita un triunfo para arrancar con más espalda su camino por la Libertadores.

Escasez de variantes

Boca cayó en Santa Fe ante Unión con muy poca reacción en el segundo tiempo. El equipo no supo cómo torcer la historia y evidenció la falta de alternativas.