El ídolo de La Boca

En ocasión de los 150 años del barrio xeneize, una columna especial: la historia de Bleo Pedro Fournol, alias Calomino, llamado a ser el primer ícono futbolístico bostero.

Si querés leer todos los lunes más historias de «Son todos de Boca» suscribite al newsletter de Muy Boca. Hacé click acá.

Los historiadores aún debaten si la fundación del Puerto de Nuestra Señora Santa María del Buen Aire ocurrió en la zona que hoy conocemos como Vuelta de Rocha o en las elevaciones del actual Parque Lezama. En cualquier caso, sucedió sobre los límites del lugar que acaba de cumplir 150 años de colorida y ruidosa existencia. 

La elección del emplazamiento inicial confirma que Don Pedro de Mendoza fue un Adelantado, no solo en el sentido político-militar de la palabra: únicamente un visionario pudo imaginar que allí, unos cinco siglos después, se encontraría el mayor centro de atracción turística y deportiva de nuestro país. 

Este es el barrio que inspiró las imágenes de Benito Quinquela Martín y Fortunato Lacámera, la música de Juan de Dios Filiberto y alguna prosa de Isidoro Blaisten, como la que se lee: Los artistas de La Boca fueron únicos, lucharon contra un medio hostil y una crítica disciplicente (NdeR: cualquier similitud con periodistas contemporáneos gritando por zoom o en un panel es mera coincidencia). Nunca fueron esclavos de la moda y siempre prefirieron el trabajo a la queja, Algún día, alguien se dará cuenta de que gran parte de la mejor tradición argentina en pintura nace en la Escuela de La Boca, en esos artistas que vivían a la vuelta de la esquina, esa gente sencilla con dignidad de maneras”.

En estas mismas calles surgieron también las gambetas de Calomino. Su nombre era Bleo Pedro Fournol, nacido en una familia francesa dedicada a las actividades circenses y dejado en manos de italianos que reparaban barcos a orillas del Riachuelo. Pedrín adoptó el apellido de su padre de crianza: Calomino. Lo llamarían Calumín los inmigrantes genoveses que empezaban a sumarse a la legión de seguidores del humilde cuadro fundado en la Plaza Solís. Tenía “un físico escaso, enclenque, desencuadernado”, según la descripción de Félix Daniel Frascara, pluma distinguida de la revista El Gráfico.

Calomino 1

Ese particular biotipo determinó su posición en la cancha (wing derecho) y su juego de velocidad, engaño y evasión. Pedrín tiraba la bicicleta, amagaba correr, metía freno y picaba ante el desconcierto de sus marcadores. Asistidor y definidor, hasta avanzada la década del 40 figuraba quinto, detrás de Roberto Cherro, Francisco Varallo, Domingo Tarasconi y Delfín Benítez Cáceres, entre los máximos anotadores xeneizes.

El jurista Horacio Rosatti, en el tomo I de su recomendable 100 Años de Multitud, lo califica como el primer ídolo de la institución. Y cuenta una característica saliente del notable puntero: “Tenía los pies muy sensibles, de modo que aprendió a jugar descalzo en los terrenos del puerto. Como no soportaba los zapatos de cuero, acabó por utilizar unos de lona”. Se cuenta que hasta llegó a terminar en medias algunos partidos. Fue el primer protagonista que apareció con camiseta de Boca en tapa de la mencionada El Gráfico (número 201, 5/5/1923). Antes lo había hecho Américo Tesoriere con su emblemática tricota.

En www.historiadeboca.com.ar contabilizan 114 goles de Calomino en 286 encuentros, incluidos amistosos y oficiales, entre 1911 y 1924. Jugó además en Argentino de Quilmes e Hispano Argentino. Campeón con la Selección en el Sudamericano de 1921 y el mejor wing criollo de acuerdo con una nota del diario Crítica, publicada a casi una década de su retiro. Siempre se mantuvo cerca del club, yendo a jugar a las bochas -otra de sus destrezas- o a ver partidos en la Bombonera. Falleció en 1950, a los 57 años.

De cuna francesa, arropado por italianos, vestido con los colores suecos y admirado en el barrio más pintoresco de Argentina, Calomino anunció a comienzos del siglo pasado lo que sería Boca: un fenómeno mundial. 

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

El Maradona de Boca

En medio del dolor de todo un país, en MuyBoca recordamos al Diego en su faceta bostera, la que más nos gusta. Escribe Marcelo Guerrero.

Son todos de Boca: Federico Sacchi

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Hoy toca uno de los defensores más elegantes de la historia argentina: Federico Sacchi, ídolo de Racing.

Los suplentes en duda

Boca cayó por 2-1 ante Lanús en la Bombonera y expuso las diferencias entre sus titulares y suplentes. Se viene Inter por la Copa Libertadores y la fe sigue intacta.