Un regreso con clase

Boca paseó su chapa de campeón argentino por Asunción y le ganó sin dudar 2-0 a Libertad. Salvio, autor de dos goles, demostró que su jerarquía no sabe de parates.

Eduardo Antonio Salvio lleva nueve goles en los últimos siete partidos. Es un promedio palermitano. Anoche convirtió los dos de una victoria que trajo calma. Aunque Boca no haya perdido todavía en este accidentado 2020, sabemos que siempre acecha la crisis. Puede ser un pase que no se hace, en este mercado recesivo; un contrato que vence dentro de diez meses o una cadena de contagios que obligan a recurrir al quinto arquero… Ya asumimos que todo se exagera, pero no por eso hay que dar por válidas cada una de las catástrofes que se pronostican. Ojalá que el 2-0 en Asunción sirva para reflexionar sobre esa maldita costumbre de lamentarse por anticipado. Y no se trata solo de los insoportables de siempre. ¿O acaso no hubo hinchas propios/as que vaticinaron desastres en el lateral izquierdo cuando se enteraron de la ausencia de Fabra y la presencia de Más?

Ciertamente pagaba poco el optimismo por la escasez y las dificultades de la preparación, en medio del apuro de la Conmebol por honrar sus compromisos comerciales (algo de honrado debía tener la organización). Aun así, invadido de contagios y hostigado en su visita, merecía respeto un Boca que salió campeón, postergando al clásico rival, y retuvo a casi todo el plantel, salvo Alonso y Reynoso. Hasta Ramón Díaz, quien simpatiza con otras causas, elogió la jerarquía xeneize.

Suscribite al Newsletter de MuyBoca haciendo click acá

Al margen de alguna baja de tensión durante la segunda etapa, el equipo disimuló con clase el semestre sin competencia. Rápido el arquero para abortar situaciones conflictivas, seguros los centrales más allá de alguna falta innecesaria, afirmados Campuzano y Fernández, desequilibrante Salvio: Boca fue muy superior a un adversario que está segundo en su torneo y llegaba con puntaje ideal en la Copa. Se descubrirán ahora, seguramente, las limitaciones de Libertad… Es el viejo truco, diría Maxwell Smart.

El viaje a la capital paraguaya dejó, entre otras postales, un bandera con esta leyenda: «Asunción, territorio de River». Sin ánimo de discutir la veracidad del mensaje, resulta una saludable noticia que se dejen atrás oscuros tiempos de discriminación. Cuando vuelva el público a las canchas, tal vez no volvamos a escuchar el xenófobo «son la Mitad más Uno, son de Bolivia y Paraguay». Bienvenidos a la Patria Grande.

Comentarios

  1. La pregunta del millón ¿que hace como titular Soldano??, mejor aún, que hace en Boca?, lleva partidos, una tras otro, demostrando que no sirve, al menos en el Más Grande, podía ser en unión, o en cualquier otro equipo cuatro de copas. Y tenerlo a Bou, que con una sola pierna es el doble de jugador que el, en el banco, para el último cuarto de hora?? Le dieron el toque al venezolano, de igual calidad que este hombre, a Reynoso, diez veces más, y el sigue? Lo demás todo bien, el Toto, demostrando su calidad absoluta, la que solo un inepto como el que «hace» de dt del seleccionado, se permite ignorar.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más noticias

Del Tablón a Spotify II

En otro episodio de «Todos los momentos que vivi», el nuevo podcast de MuyBoca, repasamos el breve paso de Claudio Borghi por el banco xeneize.

Son todos de Boca: Fernando Morena

«Son todos de Boca» es la columna histórica que recorre ídolos y emblemas de otros clubes que también tuvieron su paso por el Xeneize. Cruzamos el charco y contamos la historia de Fernando Morena, máximo goleador de Peñarol.

A la altura de los grandes

Esteban Andrada ostentas números superlativos en el arco de Boca que lo colocan entre los arqueros más importantes de la era moderna del club.